fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Transportes Manuel Embuena: Constancia y honestidad

Honestidad como norma y constancia como pauta. Si a estos dos conceptos unes el de la felicidad por el trabajo que haces, atesoras la formula que asienta los mejores porvenires como el de Transportes Manuel Embuena.

Esta compañía valenciana lleva ocho décadas aplicando esa receta y su parque de camiones nunca ha dejado de crecer.

PUBLICIDAD Content_1

Cuando uno habla con el joven Manolo, pilar de la cuarta generación de esta empresa valenciana, y lo primero que te dice es que conserva una agenda del abuelo de 1967, cuando llevaba un Ford de gasógeno, en la que hay apuntados portes de 1.200 pesetas (7 euritos), ya sabes que la ilusión va a presidir la totalidad de la entrevista.

“Mi abuelo llevaba abono, cereal y animales vivos, entre los que incluyo –ríe– el transporte esporádico de gente que iba a las fiestas de los pueblos de Valencia”.

PUBLICIDAD Content_2

Si alguno tiene a mano el número 380 de Solo Camión, en el mismo dedicamos unas páginas al Volvo FH 500 decorado primorosamente con las imágenes de dos Manolos Embuena, con sus respectivos camiones Fiat y Pegaso, padre y abuelo del Manuel Embuena que dirige hoy la empresa.

Un “All may loving” total, al ritmo de las palmas y el motor del camión. Cuando un servidor hizo aquel reportaje recuerdo haberme presentado en la sede de esta compañía en Domeño (Valencia, julio de 2021), en plena celebración de San Cristóbal.

Allí lucía todo el personal con la alegría en todo lo alto. La familia y otros responsables de la empresa me hicieron un hueco rápidamente, y de aquel ambiente relajado surgieron buenas fotos y aún mejores recuerdos, como los concernientes al bisabuelo Gregorio, que ya en los cincuenta puso la simiente transportista del apellido Embuena con un carro de tracción animal; o los del abuelo Manuel, que compaginaba sus portes camioneros con la regencia de un bar y la cría de animales.

PUBLICIDAD Content_3

Pasado algo más de un año desde aquella cita, de que la rueda de esta familia gira y gira sin parar, puedo dar tres pruebas más que fehacientes: la flota ha pasado de 32 a 35 camiones, esperando a ser 38 en 2023; un Scania 770 CV ha llegado a mediados de este curso para erigirse en el buque insignia de la empresa; y nuestro protagonista ha pasado de ser soltero a un hombre casado.

Todo, pues, excelentes noticias. Bueno… las dos primeras, seguro. Tal vez para la tercera no sería tan fácil encontrar un consenso total entre nuestros lectores (je, je).

PUBLICIDAD Content_4

Está tan consolidado el prestigio de Transportes Manuel Embuena en el campo del transporte de mercancías a granel (áridos, cereal, fruta, residuos, abono, lodo, estiércol…) y el paletizado, que en un futuro próximo está previsto abrir otra sede.

Su amplia red de transportistas colaboradores les garantiza además la coordinación de todo porte nacional e internacional, sea fijo u ocasional, incluyendo cualquier aspecto relacionado con el transporte portuario.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

“Somos claros, concisos y firmes al ofrecer nuestros servicios, y esa transparencia se acaba agradeciendo, porque lo que el cliente serio quiere es saber en todo momento a lo que puede atenerse y que la calidad del servicio será siempre top”.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Las palabras de Embuena destilan la confianza de un joven de 36 años con un bagaje más que contrastado. Estudió automoción y mecánica, a los 21 años se sacó todos los permisos y ya ha visto pasar un par de crisis por delante.

A él, como a tantos de los que hoy en día dirigen una empresa de transportes, le gustaría estar más tiempo al volante de un camión que con una mano clavada al ratón del ordenador, pero intenta mantener cierto equilibrio entre la gerencia y la conducción.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

“Al Scania 770 CV que acaba de llegarnos solo le he podido hacer 3.000 km, pero me gustaría asignármelo a mí mismo, aunque lógicamente en la oficina mi presencia es siempre reclamada. Después de llevar este 770 –abunda Embuena en su raíz conductora más íntima–, diría que no se puede aspirar a más, porque te da potencia máxima, con el consumo de un 450. Es una delicia”.

transportes embuena

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Está claro que cuando la dicha del joven Manuel se torna más pura es yendo encima del camión. “En ruta es donde siento de verdad que no soy ni más ni menos que nadie en esta empresa –asegura con determinación–. Si puedo desconectar tres días del teléfono, no es solo porque haciendo kilómetros me siento feliz, sino porque confío plenamente en mi equipo de trabajo”.

Nuestro recién casado, junto a sus progenitores y sus estrechos colaboradores, destila toda la tenacidad necesaria para ser el continuador de una saga que sabe marcar siempre muchas metas, pero ningún límite.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1