PUBLICIDAD Billboard

El Volvo FH500 de Manuel Embuena

Una energía sembrada con ilusión y regada con trabajo tenaz siempre encuentra una ruta fértil donde plantar los camiones. Giner, Ródenas y Ortiz son segundos apellidos de una dupla de renombre: Manuel Embuena. Un decorado, este Volvo FH500, enhebra el pasado, con el presente y futuro de esta casa. De hecho fue Gregorio Embuena; padre, abuelo y bisabuelo de los tres citados, quien empezó, mediados los años cuarenta, tirando del carro, en el sentido más literal del término.

Pero hacerse fotos no formaba entonces parte de la vida, así que es la imagen del primer Manuel Embuena la que adorna uno de los laterales de este Volvo decorado, escoltado por su Fiat 666 F de 4 toneladas. “Buscamos fotos del Fiat –afirma, a sus 73 años, el hoy decano de los Embuena–, pero hay muchas versiones del mismo y nos costó dar con el camión que llevaba mi padre. Finalmente lo encontramos y ahí está, junto a su retrato, en el lado del conductor”.

PUBLICIDAD Content_1

volvo fh500

Lo divisamos, efectivamente, junto a la leyenda “El abuelo Manolo. 1950”. Al otro costado nos encontramos al Embuena hoy jubilado, pertrechado con uno de esos Pegaso que escribieron las mejores páginas de su vida rutera. En este caso, entre el retrato de este y la imagen del camión podemos leer “Mi padre Manolo. 1992”.

El pequeño de los Manuel Embuena es quien gobierna actualmente una empresa con sede en Tuéjar (Valencia), que posee una treintena de camiones, para los cuales espera contar pronto con otra campa en Castellón. Él es de esos jefes que cada tanto se pierden con el camión por el espacio sideral-rutero, como un chófer más de la empresa.

PUBLICIDAD Content_2

volvo fh500

“Claro que he de hacerme responsable de la oficina. Soy quien asume riesgos y toma decisiones –nos dice–, pero trabajando no me gusta ser ni más ni menos que nadie. Si no me pongo al volante cada tanto, me falta algo. Si puedo tener mi teléfono tres días sin sonar, es porque confío plenamente en todo mi equipo, con –mira a las dos personas que tiene a su derecha– Juan Carlos y Marga al frente”.

A la hora de decorar su Volvo, este joven de 35 años tenía claro que padre y abuelo tenían que figurar a uno y otro lado de la cabina. Al principio se inclinaba por el retrato a color, pero en Talleres Jaula, firma a la que encomendó la obra, le aconsejaron optar por el blanco y negro. Carlos, responsable de Jaula, y Cristina Domínguez, que fue la que realizó finalmente la aerografía, lo convencieron de ello al proyectar su boceto, a tamaño real, sobre el camión.

PUBLICIDAD Content_3

“Nada más ser comprado lo llevamos a decorar, y para cada lado se empleó más o menos una semana de trabajo. Donde sí conseguí aplicar mi criterio –recuerda Manuel– es en la decisión de mantener en cabina esa franja roja, que es por la que se distingue nuestra flota. No podía faltar, como tampoco faltará en el Scania 770 CV que esperamos a mediados de 2022, y al que también queremos distinguir con una decoración particular”.

manuel embuena

El propietario

PUBLICIDAD Content_4

Ródenas y Ortiz son los dos Manuel Embuena sobre cuya alma se erige esta empresa de transportes. Cerca de treinta cabezas con lona basculante de última generación componen el cuerpo de una flota al alza. Así como el padre siempre avista buen viento para comprar, el hijo se lo piensa algo más. Entre uno y otro acaban dando con la resolución adecuada.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1