PUBLICIDAD

El motor 1.2 gasolina del Opel Combo Life, tecnología y seguridad para todos

Hoy por hoy, el sector de los vehículos comerciales ligeros es uno de los más encarnizados y competitivos de la automoción. Tanto o más que el de los propios turismos. Conseguir una porción digna de ventas es fundamental para los constructores que luchan en este segmento y que no son pocos en nuestro país. Así que una de las ventajas para nosotros, los usuarios, es que los vehículos comerciales de hoy ofrecen acabados, tecnología y sistemas de seguridad vanguardistas, a la altura de los coches de alta gama, pues para muchos se han convertido en la elección por excelencia para conciliar trabajo, familia y ocio.

Opel Combo Life

Así que las variantes, accesorios y asistentes harán declinar la balanza en pro o en contra de un modelo. Al mismo tiempo, para el diseño y desarrollo de este modelo, no se ha partido de una furgoneta que pueda llamar la atención de familias, sino todo lo contrario. Este vehículo basado en la plataforma EMP2 del Grupo PSA se ha desarrollado bajo los estándares de calidad de un turismo, apto para un uso profesional.

Opel Combo Life

El gasolina tope de gama

Opel, el último recién incorporado al Grupo PSA, teniendo en cuenta todas estas premisas, lanza al mercado europeo una nueva variante del Combo Life provista del motor de 1.2 de 130 CV de potencia máxima para sumarse a la gama. Esta mecánica de tres cilindros se convierte en la más potente entre los propulsores de gasolina del modelo. Además de superar las exigencias de la normativa medioambiental Euro 6d, ofrece 230 Nm de par máximo a tan solo 1.750 rpm.

Opel Combo Life

Cabe destacar que este motor se combina exclusivamente con la transmisión automática de ocho velocidades. Un tándem que ofrece suaves y dinámicos cambios de marcha que ayudan a contener el consumo de combustible y, por tanto, las emisiones nocivas. Además, para lograr una reducción mayor, el motor está dotado de un filtro de partículas de gasolina de acoplamiento cerrado que ofrece una mejor regeneración. La oxidación de las partículas se acumulan en el filtro.

A falta de poder probar una unidad en la revista, según los datos publicados por el fabricante, el Opel Combo Life, con el motor 1.2 turbo inyección directa con la caja automática y el sistema Start/Stop, alcanza un consumo combinado NEDC de entre 5,3 y 5,6 litros/100 km, y entre 121 y 127 g/km de CO2.

Opel Combo Life

Como decíamos anteriormente, este comercial se beneficia de muchos de los acabados propios de una berlina. No en vano, Opel no ha escatimado en asistentes a la conducción, sistemas de seguridad y elementos de confort, que otorgan a este modelo un elevado nivel de calidad en el segmento.

Son más de veinte las ayudas y alertas que incorpora el Combo Life para garantizar un viaje placentero en todas las plazas del vehículo, desde la del conductor hasta la del resto de pasajeros del habitáculo. Un interior que ofrece infinidad de posibilidades, desde 5 hasta 7 ocupantes, así como configuraciones interiores para ganar espacio de carga, en ocasiones puntuales, en las que la mercancía supera el número de pasajeros.

Opel Combo Life

El Combo Life está disponible en dos longitudes de carrocería (4,40 m o los 4,75 m de la versión XL). La talla corta, de cinco asientos, ofrece al menos 597 litros de capacidad en el maletero, la de batalla larga alcanza los 850 litros. Aunque destacables son los 2.126 y 2.693 litros de volumen de carga de ambas versiones con los asientos traseros completamente abatidos.

En este enfoque de turismo-comercial, Opel tampoco omite el confort a la hora de contribuir a una mejor experiencia al volante. El asiento del conductor, ajustable en seis posiciones, con soporte lumbar y apoyabrazos, se complementa con el volante multifunción de cuero calefactado, así como con el sistema de infoentretenimiento multimedia con pantalla táctil de 8” pulgadas.

Opel Combo Life

También la seguridad en este vehículo juega un relevante papel, con diversos asistentes y ayudas a la conducción. Algunos de los más destacables podrían ser el control de crucero automático, el limitador de velocidad, la advertencia de colisión frontal con detección de peatones y frenada de emergencia, mantenimiento de carril, lector de señales de tráfico, arranque en pendiente, o la alerta de somnolencia, entre otros.