PUBLICIDAD Billboard

El transporte en Marruecos, hacia el lejano sur

En un país como Marruecos, en el que casi la mitad de la población habita en zonas rurales, no es de extrañar que el transporte rodado sea uno de los subsectores más importantes de su economía, con un volumen de negocio anual aproximado de 1.330 millones de euros.

Haciendo un repaso a nivel comercial, hay que tener en cuenta que entre los productos y mercancías que más importa Marruecos del exterior se encuentran petróleo crudo, gas, electricidad, trigo y equipamientos de telecomunicaciones. Mientras tanto, al observar las mercancías que más vende a otros países destacan productos textiles, componentes eléctricos, fertilizantes, cítricos y hortalizas.

PUBLICIDAD Content_1

Transporte en Marruecos

España y Francia son los países con más relación con Marruecos desde el punto de vista comercial, tanto a la hora de comprar como de vender productos, muy por encima de sus países vecinos norteafricanos. Estos datos, unidos a la necesidad de abastecer tanto a las ciudades como a la inmensa población rural, hacen que el tránsito de camiones sea muy denso en todo el país.

Para los camiones que entran en Marruecos desde la Península Ibérica, una de las opciones para realizar los trayectos en ferry la protagoniza la naviera Armas, con diferentes orígenes y destinos posibles.

PUBLICIDAD Content_2

Transporte en Marruecos

Según las necesidades de cada compañía de transporte, esta naviera permite salir desde los puertos de Almería o de la localidad granadina de Motril y, en ambos casos, llegar a Melilla o a Nador (Marruecos). Además de estos dos destinos, Armas también cubre desde Motril el trayecto a Al Hoceima (Marruecos).

En general, a la hora de moverse entre los principales núcleos urbanos de Marruecos, el estado de red de carreteras es bastante bueno, aunque no sucede lo mismo a medida que vamos descendiendo hacia el sur.

PUBLICIDAD Content_3

Transporte en Marruecos

Si bien, durante los últimos años, se han acondicionado muchas vías que estaban en mal estado, lo cierto es que al abandonar las rutas más populares es preciso moderar algo más la velocidad y prestar más atención al asfalto durante la conducción.

Durante un largo recorrido por el país cabe considerar el tema de los repostajes. En las zonas más transitadas, la presencia de gasolineras es más que habitual pero a la hora de moverse por zonas más remotas puede ser más complicado encontrar una. Por ello, es recomendable llenar el depósito al máximo antes de alejarse de núcleos urbanos.

PUBLICIDAD Content_4

Transporte en Marruecos

Uno de los principales puntos de entrada a Marruecos accediendo en ferry es la ciudad de Nador, que destaca sobre todo por su activo puerto tanto de mercancías como de pasajeros. También resalta por su Mar Chica, una albufera de forma circular y de 115 km2 que queda separada del Mediterráneo por dos franjas de arena.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Hay que señalar su valor medioambiental, sobre todo en lo que respecta a la presencia de aves acuáticas. Uno de los mayores atractivos saliendo de Nador en dirección oeste consiste en realizar el tramo de la carretera denominada Rocade hasta Al Hoceima.

Se trata de una vía que recorre la costa y que, en este sector, descubre acantilados rojizos e importantes gargantas que vale la pena admirar durante el viaje.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Transporte en Marruecos

El sur en el horizonte

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Si bien el norte del país esconde lugares de gran interés y belleza, los amantes del desierto encontrarán su objetivo a medida que el trayecto vaya ganando kilómetros hacia el sur. Una vez cruzada la zona más al este de la cordillera del Atlas, continuando rumbo sur se llega Er-Rachidia, que ha estado muy ligada a la presencia militar como vigilancia fronteriza, al tratarse de una de las ciudades más importantes de la zona a poca distancia del límite con Argelia.

Desde Er-Rachidia, la ruta en dirección Erfoud esconde lugares que no hay que perderse como las fuentes del oued Ziz. Aquí, la carretera corona una meseta con bellas vistas panorámicas del enorme palmeral que lleva el mismo nombre que el oued.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Transporte en Marruecos

Esta puede ser una buena zona donde aprovechar para reponer fuerzas y disfrutar de la deliciosa gastronomía marroquí. Entre los platos que no pueden faltar durante cualquier viaje a este país se encuentran el tajín, excelente estofado de verduras y legumbres que suele incluir pollo o cordero y que toma el nombre del recipiente de barro de forma cónica en que se cocina.

Precisamente su forma es la que hace que el aire circule de tal manera que la carne quede tierna y jugosa. Tampoco hay que perderse el merguez, una salchicha de cordero realizada de forma casera con especias que suele tener un color rojizo.

El kefta de ternera y el cuscús son otros de los platos imprescindibles en todo periplo por este país. A la hora de estar en contacto con los lugareños, sobre todo en las zonas rurales, es muy habitual que éstos ofrezcan té a la menta como muestra de hospitalidad. No está bien visto declinar la invitación o bebérselo rápidamente y marchar.

Transporte en Marruecos

Se trata de todo un ritual que implica una buena conversación y, sobre todo, olvidarse de mirar el reloj.

Dejando atrás el palmeral de Ziz, la ruta prosigue hasta Erfoud, localidad ubicada entre yacimientos de fósiles. Esta temática se ha convertido en un negocio en la zona, puesto que se fabrican y se comercializan réplicas de todo tipo de fósiles que se acaban distribuyendo a todo el mundo.

Desde Erfoud sale la carretera hacia Tinejdad, que luego enlaza con la N10 hacia otro de los destinos más interesantes de la zona, Tinherir. Y es que, además de contar con un bello y tranquilo palmeral y con valiosas ruinas como las del ksar Asfalu, esta ciudad minera es el punto de partida para visitar la impresionante garganta del río Todra.

Transporte en Marruecos

Este vistoso paisaje está generado por una falla de 300 metros de profundidad que parte en dos la montaña de piedra caliza y que da lugar a un sorprendente desfiladero.

En determinados tramos, la anchura de este desfiladero se reduce hasta tal punto que sus altas paredes encajonan el estrecho curso del río y el paso de un vehículo en cada sentido de la marcha.

Afortunadamente para los pueblos emplazados en plena garganta, como es el caso Tamtetoucht, el acceso de los camiones permite su abastecimiento, aunque el asfalto en algunos tramos está en muy mal estado.

Volviendo a Erfoud y retomando rumbo sur se llega a Risani, en cuyas afueras se situó la ciudad medieval bereber de Sijilmasa. Entre los siglos XIV y XVIII, el comercio de oro y de esclavos venidos en caravanas que cruzaban el desierto convirtió a esta ciudad en un punto estratégico.

Transporte en Marruecos

No en vano, Sijilmasa fue la capital del antiguo reino de Tafilalet. Hoy en día, de aquella ciudad solo se conservan sus ruinas después de que fuera destruida por guerreros nómadas a principios del siglo XIX.

Dejando a un lado estas ruinas, en los alrededores de Risani también pueden visitarse un importante número de ksur, que son antiguas aldeas fortificadas construidas en adobe y que dan lugar a enjambres laberínticos de pequeñas callejuelas que nos transportan varios siglos atrás.

A medida que se va avanzando más hacia el sur, en dirección a Merzouga, el paisaje desértico se va adueñando del entorno y convierte al viajero en testimonio de la dureza climática de estos territorios.

Transporte en Marruecos

Así es como se comienzan a divisar, desde la lejanía, las enormes dunas del Erg Chebbi, que se extienden en un espacio de 28 km de longitud y unos 5 km de anchura y pueden llegar a medir más de 160 metros de altura.

Según cuenta la leyenda, cuando una rica familia de esta zona negó la hospitalidad a una mujer pobre y a su hijo provocó tal ofensa divina que toda la familia quedó sepultada bajo el mar de arena que hoy ocupa este territorio.

El mejor momento para disfrutar de este mágico paisaje es al atardecer de un día despejado, cuando una combinación de tonalidades naranjas y rosáceas se despliega en el horizonte en un espléndido espectáculo natural.

Transporte en Marruecos

Hoy en día, existen decenas de campamentos repartidos por las dunas que buscan ofrecer al viajero una experiencia única para pernoctar y despertarse en un emplazamiento tan especial como éste. El acceso a estos lugares puede realizarse en camello o en distintos vehículos todoterreno.

Tras abandonar las dunas, aún es posible continuar por asfalto más hacia el sur. Aquí se encuentra la minúscula localidad de Taouz, donde literalmente el desierto se acaba tragando la carretera y que se convierte en el lugar perfecto para poner fin a este periplo por el interesante país norteafricano.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1