fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Papa Ali, veteranos en la carretera

Como muchas de las historias de empresas con solera, la de Papa Ali también nace fruto de la tenacidad de un pionero. El murciano don Ildefonso García fundó en 1927 la compañía Transportes del Segura, dando origen -sin saberlo- a una saga de profesionales que dura hasta hoy.

Lo que empezó como un negocio levantado a base de esfuerzo y cinco pequeños camiones, es hoy en día una empresa asentada, con capacidad de adaptación y una flota de cien camiones, entre colaboradores y propios. Especialista durante mucho tiempo del transporte frigorífico, Papa Ali ha diversificado su negocio con la incorporación de varias decenas de lonas.

PUBLICIDAD Content_1

Y es que el paso del tiempo aPapa Aliprieta a los veteranos del sector -a ellos más, si cabe- y no hay más remedio que cambiar estrategias, adaptarse a las directrices del mercado, sacando la lengua, sudando, apretando los dientes, pero vivos, al fin y al cabo. .

Pese a las obligadas transformaciones, hay algo que no cambia en Papa Ali, y quizás por ello pueden presumir de ser una de las empresas de transporte murcianas más veteranas. La sabiduría de don Ildefonso García, el fundador, sigue presente en la oficina de gerencia de su sede, en Lorquí.

Desde allí, otro Ildefonso García -el nieto- y su hermano patronean la nave con mano firme, cabeza fría y un ojo puesto en el retro del abuelo. ¿Qué haría él en situaciones como ésta?, se han preguntado en más de una ocasión. La respuesta es siempre la misma: sensatez.

PUBLICIDAD Content_2

“Mientras mi abuelo vivió -nos cuenta orgulloso Ildefonso- aquí se hacía lo que decía él. Como la mayoría de las personas mayores, tenía el don de la sabiduría. Decía lo que había que decir, y no se le podía discutir. Pero es que, además, al final, siempre tenía razón. Ahora, Papa Alinosotros intentamos estar a la altura del listón que dejó el abuelo”.

Don Ildefonso era una persona muy conocida y apreciada en toda Murcia. Vivió la época en que el transporte daba sus primeros pasos en la región, por lo que los lazos que se crearon entre aquellos pioneros de la carretera han seguido intactos toda la vida.

“Eran como hermanos. Una auténtica familia”, dice el gerente. “Se ayudaban, se dejaban dinero, etc. Todavía quedan en Murcia cuatro o cinco compañeros de mi abuelo. Le hablaban de usted, con un respeto increíble”.

PUBLICIDAD Content_3

Transportes del Segura dio paso a Papa Ali a mediados de los cincuenta. Entonces, el hijo de don Ildefonso -y padre de los actuales gerentes-, José García, cuando llamaba a la empresa por teléfono buscando a su padre, solía preguntar: “¿Está mi papá?” A lo que los chóferes, tomándole el pelo, le respondían: “¿Y quién es tu papá?”. El niño, ofendido, contestaba siempre lo mismo: “Mi papá Ali”.

En Lorquí -nos aclara el gerente- el nombre Ildefonso suele pronunciarse “Alifonso”. El caso es que la reacción de aquel niño llevó a uno de los chóferes a rotularse en la visera del camión: “Mi papá Ali”, y de ahí el origen del nombre de la empresa.

Papa AliEn los años 60, la compañía ya destacaba en la comarca. Tenían las cocheras en Lorquí, y una oficina administrativa en Murcia. En aquella época -cuenta Ildefonso- todas las agencias de transporte se concentraban en la calle Proclamación, en Murcia, hasta donde iban a diario los camioneros a pedir portes.

PUBLICIDAD Content_4

Y allí teníamos también nosotros una pequeña oficina. Éramos los únicos que teníamos agencia y camiones propios.

Como todos entonces, Papa Ali vivía, principalmente, de la industria de la conserva (latas, maquinaria para la fabricación, etc.). Pero también se dedicaba al transporte de uva y al transporte especial.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

“Cuando los americanos perdieron las bombas en Palomares, nosotros les llevamos las máquinas detectoras desde el Puerto de Cartagena hasta la playa”, nos dice entre risas Ildefonso. “No se decía que no a nada. La empresa de mi abuelo era grande, tenía cinco camiones, y había mucho trabajo”.

Con 16 años, aquel zagal que llamaba por teléfono a su padre entró en la empresa como conductor. La incorporación de José a la actividad familiar coincidiría con una serie de factores socio-políticos que harían crecer mucho la compañía.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Papa AliLos 70 son años de crecimiento. Se liberaliza el mercado de importación de camiones, aumenta el tráfico nacional, España crece y comienza el transporte internacional. “Antes, el que lo hacía era poco más que un aventurero.

Con su Pegaso se iba a París y tardaba un mes. Pero en los 70 comienzan a salir empresas de la zona para hacer extranjero, como nosotros. Se subía chatarra y se bajaban las bobinas para hacer las latas de conserva. Empezó a funcionar, y de ahí comenzamos el transporte internacional frigorífico. Fuimos de los primeros, también, en hacer ese tipo de trabajos”.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Buena parte de los cambios que sufre Papa Ali y el transporte en general en aquella época se deben a la liberalización del mercado de vehículos nuevos. Por fin se podía invertir en ampliación de flota. Ildefonso nos cuenta: “Con el antiguo régimen de tarjetas no podías adquirir veinte camiones nuevos.

Tenías que pagar primero las tarjetas, y luego te entregaban los Barreiros o Pegaso cuando ellos podían”. Otro de los handicaps de aquellos años anteriores al 76 era el de los permisos de salida. “No podías salir de la frontera cuando quisieras.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Además de las tarjetas de transporte, necesitabas un permiso, que era una concesión administrativa que se hacía entre países. Es decir, España dejaba entrar 300 camiones franceses a cambio de 300 nuestros para allá. Eso limitaba mucho el crecimiento del transporte”.

Pronto, los 18 camiones de Papa Ali se multiplicarían. Y más con la entrada de España en la Comunidad Económica Europea, el impulso definitivo para el negocio del transporte.

Aprovechando el viento de popa, la empresa de los García siguió creciendo y adaptándose a las necesidades del cliente y a las imposiciones del mercado en cada momento. A mediados de los 90, Ildefonso nieto y su hermano se incorporan a la dirección.

Jamás han trabajado al Papa Alivolante, pero han mamado desde pequeños la esencia del mundo camionero y conocen de sobras los entresijos de la empresa. “Nunca hemos conducido ninguno de los dos.

Tenemos todos los carnets, pero al final, te das cuenta de que te ganas mejor la vida con la cabeza que conduciendo. Mi padre era muy hábil al volante, pero poco a poco fue dejándolo por el trabajo de gestión. Y nosotros seguimos ese trabajo. Mi padre está al frente de todo, donde más dolores de cabeza hay. Y mi hermano y yo estamos también ahí”.

Actualmente, Papa Ali cuenta con una consistente flota propia de 30 cabezas MAN, una cifra sensiblemente inferior a la de hace sólo unos pocos años. La palabra “crisis”, que tantos achaques genera en el sector -y en otros tantos- se vio venir de lejos en las oficinas de Lorquí.

“Antes de la actual hecatombe -reconoce Ildefonso- ya sufrimos la crisis del petróleo, y entonces, gracias a Dios, decidimos hacer una reducción de flota del 40 %. Gracias a esa decisión, hoy por hoy podemos mirar al futuro con tranquilidad”.

Además de los vehículos propios, la compañía murciana recibe el apoyo de varias empresas colaboradoras, en su mayoría pequeñas empresas con flotas de 5 ó 6 camiones, por lo que el total de su flota alcanza casi el centenar de vehículos. “Hubo una época, aquí en Murcia, en la que nos volvimos todos muy sibaritas.

Todos queríamos hacer internacional y frigorífico. Había trabajo, obviamente. Pero a partir del año 2000, las cosas cambiaron y hubo que modificar la estrategia comercial”.

Momentos complicados que no permitían decir no a nada ni a nadie. Se comenzó a diversificar el negocio del transporte en frío al extranjero con las lonas, los viajes nacionales, el transporte local y el comarcal para supermercados. De hecho, esta última variante “es ahora la que más rinde”.

Papa AliHoy Papa Ali trabaja con 60 cajas frigoríficas y 40 lonas. Mirofret es una de sus empresas de confianza.

“Trabajamos con ellos desde siempre. Fuimos los primeros en apostar por el transporte frigorífico, y en aquella época ellos eran de los pocos constructores de este tipo de cajas”. La relación con los alicantinos se remonta 40 años atrás. Ahí es nada.

En cuanto a las lonas, Schmitz Cargobull domina la flota, aunque compartiendo relevancia con otros carroceros, algunos locales, como Proinbal, con quienes trabajan también desde los inicios.

La mitad de la flota cuenta con un contrato de mantenimiento y reparación. Para el resto y para los remolques, la empresa utiliza el taller propio tanto para el mantenimiento como para las averías de poca relevancia. “Tenemos la concesión MAN de Alicante desde 1994, así que las reparaciones graves se llevan allí”.

Pese a contar con la experiencia de más de 80 años de historia y con un futuro relativamente tranquilo en el horizonte -si es que la palabra “tranquilo” puede usarse en el sector del transporte-, Ildefonso García frunce el ceño cuando le preguntamos por la actual situación: “El transporte está mal y no va a mejorar.

Con la crisis va a parecer que las cosas mejoran puntualmente, porque desaparecen camiones, pero Papa Alilo que ocurre es que cuando desaparecen 200 camiones va un señor y encarga 250 nuevos para suplir esa falta, con lo cual nunca hay una recuperación de la bajada de los precios.

Cada año se trabaja peor. Los costes aumentan y nunca pueden disminuir; se trabaja más barato y la ecuación siempre es negativa”. ¿Y qué hay del hecho de contar con la experiencia acumulada que dan ocho décadas de trabajo?

“Ser veteranos en esto no da ningún beneficio”, afirma el gerente. “Es más, todo ese bagaje puede dificultarte los procesos de cambio y adaptación a las nuevas situaciones.

Cuando llevas años trabajando de una manera se hace más complicado cambiar esas rutinas. Y, lamentablemente, es imposible dirigir esto como se hacía hace 30, 20 ó, incluso, 10 años”.

Sin embargo, donde sí se nota la experiencia vital de esta empresa es en el trato a sus chóferes. Al ser una compañía familiar, pequeña, las relaciones con sus trabajadores se hacen estrechas. “Piensa que hay chóferes que llevan 20 años con nosotros.

También hemos incorporado gente de fuera, principalmente de Polonia, con los que nos entendemos perfectamente. Son como los conductores españoles de hace 40 años: conocen el oficio, están formados en mecánica, son trabajadores, solventes, etc.»

Tanto José, el padre, como sus dos hijos han vivido el mundo del transporte desde la infancia. Ildefonso recuerda aún los domingos en el taller o las llamadas a horas intempestivas a casa, cuando no había teléfonos móviles y el jefe tenía que estar localizable donde fuera. Papa Ali“Renegamos mucho del oficio, pero llevamos el gasoil impregnado desde que éramos muy pequeños”, reconoce el gerente. “Es como una droga”.

De hecho, tal es su amor por el mundo camionero, que abajo, en el taller, los García cuentan con un pequeño “museo” del transporte que han ido aumentando año tras año a base de mucha dedicación y, sobre todo, pasión.

“Tenemos vehículos antiguos porque somos unos fanáticos de este mundo, a pesar de los dolores de cabeza.

Mi padre tenía el capricho de encontrar un Leyland Beaver. Sobre todo porque era un vehículo difícil de conducir. Un día encontramos un Comet, parado desde que murió el dueño, en Murcia. Lo compramos y lo restauramos.

Tenemos los medios para guardarlos, arreglarlosPapa Ali(mi padre tiene mucho conocimiento) y, obviamente, el dinero para hacerlo. Así hemos ido haciendo una pequeña flota de reliquias que es nuestro orgullo”.

Cualquier ocasión es buena para sacar a relucir el museo, 15 camiones que son la joya de los García (más otros 15 que están sin restaurar). Concentraciones de verano por la zona, carreras de camiones… y ya sea remolcados o circulando.

“Son tan buenas máquinas, que aguantan lo que sea. Tenemos un camión, otro Leyland, que estuvo 25 años parado. Le pusimos la batería y con el gasoil que tenía arrancó. Son mecánicas sencillas, muy duras. La sensación de conducir un camión antiguo es, simplemente, espectacular.»

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.