fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Frío Miranda, helada brisa de Andalucía

Frío Miranda

Flanqueando tamaña flota, 60 frigos se apostan también en la sede de Frío Miranda, en el distrito malagueño de Campanillas, de las que 27 cuentan con una configuración específica para el transporte de carne colgada. La temperatura controlada por carretera descansa en buenas manos, y es que desde la sede de la compañía se está encima de todos y cada uno de los parámetros a seguir: temperatura del equipo de frío (siempre en torno a los cero grados), ubicación, velocidad, kilómetros recorridos del camión, etc. “El chófer lleva también su propio termómetro, de forma que si se detectara desde la oficina la más mínima anomalía, él mismo puede abrir la puerta, pinchar la mercancía y llevar el vehículo al servicio pertinente. Te puedo decir – y me dice– que en más de dos décadas, que ya es tiempo, por supuesto que algún vehículo ha tenido siniestros de más o menos importancia, pero nunca se ha perdido la carne por defecto en la dotación frigorífica”.

PUBLICIDAD Content_1

Frío MirandaQuien se manifiesta con tal satisfacción, aunque sin relajo alguno en todos los protocolos que hacen que ese siempre tan virtuoso se perpetúe, es David Miranda, actual jefe de tráfico, cuya fuerza principal está en hacer que parezca sencillo lo que a buen seguro está muy lejos de serlo, es decir, posibilitar el que se ensamblen las agendas y cuadernillos de chóferes, clientes y vehículos. Junto a él, y encomendado no solo a estos menesteres, sino también a los de que la cartera de clientes siempre vaya a más, también atiende a Solo Camión David García, gerente de la compañía, en un día en el que los teléfonos, por encontrarnos en un sábado, intercalan más pausas de lo habitual. “El sector del frigo –es García quien toma ahora la palabra– también se ha resentido en estos años de crisis. No obstante, y aunque se supone que en otro contexto económico de más auge lo hubiéramos hecho aún en mayor medida, nosotros no hemos dejado de crecer en ningún momento, y la prueba es que a día de hoy estamos a pleno rendimiento, con un campo de acción que contempla casi todo el territorio nacional, además de países como Portugal, Francia, Italia, Alemania, Inglaterra y Marruecos, en este último caso con transitario propio, que se encarga del desembarque, descarga, carga y embarque de nuevo a Algeciras”.

Frío MirandaRecursos propios

En la nave de Campanillas, además de una extensa nave para estacionar los vehículos, Frío Miranda cuenta con taller, lavadero, dos muelles de carga, almacén para mercancía seca, con capacidad para 200 palets, así como depósitos de gasoil A, B y AdBlue. En la sede malagueña se lleva a cabo todo lo que compete al mantenimiento de los remolques y equipos de frío, toda vez que las 50 tractoras, debido a la multiplicidad de las marcas y la constante renovación de la flota, descansa en los servicios de mantenimiento que cada fabricante ofrece en su casa oficial. “Nuestro volumen de trabajo –afirma el jefe de tráfico– crece de forma gradual y constante, y además de los enganches fijos que tenemos todo el año, contamos con la aportación de empresas hermanas de la provincia, como Corbatrans (Solo Camión, nº 302) o Transportega. El plan de futuro que más nos motiva en la actualidad –argumenta David Miranda– es el de disponer en nuestras instalaciones de una gran cámara frigorífica propia. El proyecto es ambicioso, pero nos ilusiona sobremanera, y espero que muy pronto podáis verlo”.

PUBLICIDAD Content_2

Frío MirandaCon el empuje común, y al calor de unos y otros, el frío llegará a la nave de esta empresa malagueña y anidará en esa gran cámara de temperatura controlada. Atendiendo a la juventud de quienes hoy son responsables de Frío Miranda, el futuro está protegido como oro en paño, y más a sabiendas de que aquellos Francisco y Miguel que empezaron de la (casi) nada, no solo están ahí para seguir orientando el proyecto, sino también para dar el callo todos los días. “Mi padre –concluye David, el hoy jefe y siempre hijo– lleva un Scania R 520, y de hecho está ahora mismo en Italia. Mi tío Miguel está aquí todos los días y no para. Aquí trabajamos todos”.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1