PUBLICIDAD Billboard

Enrique Ortega e Hijos, expertos en transporte de lechones

Setenta años en el sector avalan a Enrique Ortega e Hijos. Tres generaciones que han sabido conjugar a la perfección experiencia, modernización y visión de futuro en la comercialización y transporte nacional e internacional de ganado porcino de alta calidad.

Con una excelente gestión del negocio y con un saber hacer de todo su personal, esta compañía familiar valenciana es todo un referente en lo que a la comercialización de lechones se refiere.

PUBLICIDAD Content_1

Han sabido, gracias a una trabajada labor iniciada por el abuelo de los actuales propietarios, ganarse la confianza de sus clientes. Su mejora continua se plasma, desde luego, en contar con las mejores herramientas para su trabajo.

Enrique Ortega e Hijos

Garantizar la entrega del ganado bajo criterios de máxima seguridad requiere de camiones especializados como el que acaban de incorporar a su flota, un Scania S730 de tres ejes, un V8 en su versión tope de gama capaz de desarrollar 730 CV.

PUBLICIDAD Content_2

El resto de la flota de Enrique Ortega e Hijos está formada por tres Mercedes-Benz Actros con 630 CV.

En este trabajo el poderío bajo el motor es necesario a todas luces. Si contar con buenos camiones es condición imprescindible, tener carrocerías para ganado porcino como las de esta empresa valenciana es sinónimo de que los animales viajan con el mayor bienestar posible.

Para adaptarse a las necesidades de sus clientes, Enrique Ortega e Hijos cuenta con semirremolques de tres, cuatro o cinco alturas.

PUBLICIDAD Content_3

Todo ello para el debido cumplimiento de todos los requisitos de bienestar animal y bioseguridad exigidos por la legislación vigente en Europa.

La fórmula del éxito es sencilla, pero nada fácil de alcanzar. Contar con herramientas de trabajo de primera calidad y sumar la dedicación y el entusiasmo con el que el personal se emplea a diario ayudan mucho a garantizar ese buen resultado.

Hablamos por teléfono con José Ortega, el responsable de la compañía, y nos bastan diez segundos para comprobar la pasión con la que vive su trabajo. Todo facilidades.

PUBLICIDAD Content_4

Concretamos poder visitar una de las granjas donde suelen cargar lechones. Entre curvas aparece la figura del Scania S730. Poderoso. Deja el asfalto y se mete en un camino estrecho de tierra.

Enrique Ortega e Hijos

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Calidad garantizada

El buen hacer de los conductores es imprescindible para solventar la situación. Martí Clavijo e Ismael Bonafont son los encargados de llevar a buen puerto tan preciada mercancía. Junto a ellos, Juan Pardo, hombre comodín en la compañía.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

«Me paso toda la semana viajando. Me dedico al tema comercial, a seleccionar a los animales, a inspeccionar las granjas. En la medida de lo posible estoy en todas las cargas». Con Juan conocemos los entresijos de este tipo de transporte.

Con ojo clínico va seleccionando la mercancía, la calidad no es fruto de un día, así que los lechones que cargar tienen que cumplir los estrictos estándares de calidad exigidos por sus clientes.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Los porcinos salen de la granja en pequeñas tandas para ser distribuidos de la mejor manera en los cajones del semirremolque. Antes han pasado unos 12 horas de ayuno.

Juan Pardo nos explica: «Los animales nunca pueden estar más de 24 horas subidos en el camión. Si se sobrepasa ese tiempo, tenemos que buscar un centro de parada para que bajen.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Aquí tendrían que pasar otras 24 horas bebiendo y comiendo para luego reemprender la marcha. La carrocería ganadera dispone de suministro de agua, así como sistemas de ventilación y calefacción para el confort térmico».

Enrique Ortega e Hijos

A lo largo de los lustros, Enrique Ortega e Hijos ha ido evolucionando claramente. Los actuales gestores dinamizaron la empresa y dieron el salto a la internacionalización. Con medios de transporte modernos, poco a poco han ido abriendo nuevos mercados.

Moverse sin parar

Actualmente, sobre el 95 % de su negocio está relacionado con los lechones. Sus puntos de venta más importantes son Cataluña, Murcia y Galicia, mientras que las zonas de carga de los animales suelen ser en Segovia, Burgos, Valladolid o Andalucía. También van mucho a Holanda, el mayor exportador de lechones.

Dejamos a Juan, Martí e Ismael con parte del trabajo realizado. Antes de comenzar el trayecto, el Scania pasa por báscula. Todo en regla. El saber hacer de los chicos de Enrique Ortega e Hijos llevará a destino a los 800 lechones.

Todavía quedan unas horas para llegar. Eso sí, la calidad está garantizada, así como la trazabilidad. «Vigilamos y controlamos cualquier etapa del proceso, desde el origen de los cerdos hasta su distribución. Nuestros procesos y sistemas de información nos garantizan la trazabilidad de cualquier producto que vendemos». Lo dicho, en buenas manos.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1