PUBLICIDAD Billboard

El nuevo Toyota Proace ¡¡Banzai!!

En el interior

A bordo, la funcionalidad o el confort son aspectos destacables. El volante puede adaptarlo el conductor a sus dimensiones, gracias a Toyota Proacesu ajuste en altura e inclinación (40 mm), con lo que le será muy fácil hallar la mejor posición tras él. Luego mejoran las condiciones de habitabilidad, la disposición de los elevalunas eléctricos de serie, el cierre centralizado de mando a distancia, el aire acondicionado o los retrovisores eléctricos, que al mismo tiempo son calefactables, muy efectivo para el desempañado de las mañanas invernales. Dispone igualmente del control de crucero de velocidad, el sistema Bluetooth y el manos libres para utilizar el móvil con garantías de no entorpecer la seguridad conduciendo. Ahora que hemos citado el área de la seguridad, es preciso mencionar que el Proace dispone de los sensores posteriores de aparcamiento, control automático de la presión de los neumáticos, sensor de luz con encendido automático de los faros y también de lluvia, que actúa al instante sobre los limpiaparabrisas. En el área activa, el sistema de frenos cuenta de serie con ABS-Anti-Lock Brakin, que distribuye electrónicamente la fuerza de frenado; asistencia de frenado y control de estabilidad del vehículo. Opcionalmente se puede acceder al TTS (Toyota Traction Select), una central electrónica que concede más agarre en las condiciones más adversas de conducción y al mismo tiempo facilita el arranque en pendiente sin que el vehículo nos retroceda lo más mínimo. El airbag del conductor lo trae de serie el modelo; el doble para los ocupantes y los laterales tienen ya sobrecoste.

PUBLICIDAD Content_1

Propulsores diésel

El abanico de mecánicas que se ofrecen para el Proace son tres y siempre de ciclo diésel, que cumplen con las exigencias de las Toyota Proacenormativas europeas de emisiones Euro V. En el escalón más modesto arranca con el motor de 1.6D 90 TM5, que con una cilindrada de 1.560 c.c. eroga 90 CV a 4.000 rpm. Esta mecánica se complementa con una caja de 5 velocidades y accionamiento manual. Le siguen dos variantes con potencias diferentes que parten del mismo bloque, cuya cilindrada es de 1.997 c.c. La primera de las versiones, el 2.0D 128 TM6, aporta unos rentables 128 CV a 3.500 rpm, mientras que la otra, el 2.0D 163 TM6, desarrolla 163 CV a 3.750 rpm. Ambos motores suplementan la cadena cinemática con una caja de cambios de seis relaciones y accionamiento manual. En el motor más potente, y bajo solicitud expresa, se puede disponer de una automática de última generación y seis velocidades.

En Solo Furgo tuvimos la ocasión de probar las bondades de la mecánica de 128 CV, muy equilibrada, generosa en prestaciones y cicatera en los consumos, que a los precios que se halla el gasóleo, resulta un aspecto de lo más importante en la rentabilidad del negocio del pequeño autónomo. En carretera abierta o en autovías, el Proace, con estas características, circula sin ningún tipo de complejos, moviéndose con gran agilidad. El comportamiento dinámico tampoco nos plantea imprevistos, vayamos de vacío o con carga. En este último caso, el motor también se desenvuelve notablemente.

PUBLICIDAD Content_2

Al igual que el resto de los modelos Toyota, el Proace cuenta con una garantía de tres años o cien mil kilómetros, lo que antes suceda, y el propietario dispone de un servicio de 24 horas. Los intervalos de mantenimiento son anuales o cada treinta mil kilómetros. Así es el nuevo Proace de Toyota, preparado para la carga y el trabajo diario.

 

Si quieres ver todas las imágenes relacionadas con esta prueba, haz clic en Galería de fotos.

PUBLICIDAD Content_3
PUBLICIDAD Mobile_Footer_1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.