Ebro C-45, cuestión de gustos