Un Ebro B35 con la caja de carga de un Citroën U