PUBLICIDAD Billboard

Transportes Flosne, de Pradejón, el champiñón y su aura

Flosne se fundó en 1997 al calor del champiñón, cuyo cultivo en este punto de La Rioja ha derivado con el tiempo en uno de los más relevantes de Europa. Lo que empezó con un tractorcito y un remolque ha medrado hasta 12 camiones y 150 contenedores.

Esta golosina de nuestra gastronomía, gregario de lujo de los mejores platos, tiene en Pradejón su vértice de producción más importante de España.

PUBLICIDAD Content_1

Cuando la gente aquí empezó a decantarse por el cultivo de champiñón, Florentino León y sus dos hijos, Jesús y Óscar, enseguida predijeron que en breve iba a hacer falta un servicio específico para focalizar el rendimiento de un producto que no paraba de aumentar su envergadura y repercusión en la zona.

Transportes Flosne

“La gente empezó haciendo sus bodegas para cultivar champiñón, pero llegó un momento en que era imprescindible un servicio extra, así que mi padre, que hasta entonces se había defendido con un tractor Ebro 6100, supo estar atento y creó un vertedero exclusivo para el vertido del champiñón. Todo subió como la espuma en pocos años y dimos el paso de comprar camiones y contenedores”.

PUBLICIDAD Content_2

Quien nos habla es Jesús León, hoy en día responsable de la compañía, que nos recibe en sus instalaciones pradejoneras, que en el próximo curso esperan amplificar y desplazar a una zona cercana y más amplia, que, dicho sea de paso, siempre es señal de buena salud empresarial.

Transportes Flosne

Cuando la paja que deja el trigo se recoge en el campo, se transporta a la planta de compostaje, se fermenta y le es inoculada una semilla de champiñón. Todo ello se apelotona en paquetes cuadrados y se lleva a los cultivos. Cuando dicho paquete ya ha dado el champiñón, hay que llevarlo a reciclar.

PUBLICIDAD Content_3

“Ha evolucionado todo mucho desde que mi padre empezara con remolque y una cuchara –afirma León–. Ahora las carretillas son mecánicas y los paquetes van en parrillas, parecidas a un palet, con hueco entre saco y saco. Esta parrilla voltea el contenido en el contenedor y se lleva a la planta de reciclaje de sustratos de La Rioja, que tenemos en Pradejón, donde se contabiliza el peso del residuo, que es el subproducto del champiñón.

Transportes Flosne

«Tras pasar por una especie de lavadoras gigantes –nos sigue ilustrando Jesús León, con notable didáctica–, el plástico sale por un sitio, para ser empaquetado y reciclado, y el compost por otro. Este compost, en sus distintas formas, es un abono orgánico muy apreciado. Nuestra tarea consiste también en volverlo a cargar y llevarlo al campo, sobre todo en viña, olivo o frutales”.

PUBLICIDAD Content_4

Si bien la recogida de sacos limpios, el transporte a los cultivos de champiñón, los viajes de allí a la planta de reciclaje y de esta última al campo copan la actividad de Flosne durante las tres cuartas partes del año, su foco laboral también apunta en circunstancias puntuales a otros sectores, como el del transporte de hortaliza o cereal, e incluso el de la construcción o el transporte de maquinaria.

Transportes Flosne

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

“Tenemos 12 camiones y otros tantos chóferes a nuestro cargo –se explica nuestro anfitrión–, así que, aunque sabemos dónde somos puntales y lo que se aprecia nuestro liderazgo en el marco del champiñón, no tenemos ninguna puerta cerrada en temporadas muy concretas del año. Ocasionalmente también ponemos algún camión a trabajar en el Grupo Arnedo. Se trata de tener juego de cintura para que los camiones sean versátiles cuando aprieta una cosa o flojea otra”.

Apostar al Hydrodrive

El campo es delicado para un camión de carretera al uso. Ya no es que la meteorología sea caprichosa por definición, sino que solamente con que la hierba esté verde es muy fácil patinar. En este sentido, las dos últimas adquisiciones de Transportes Flosne son sendos MAN TGS, con el sistema Hydrodrive, que permite la conexión y desconexión del eje delantero en función de las necesidades del terreno.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Transportes Flosne

“No es un 4×4 estricto, pero te permite salir de situaciones puntuales comprometidas, que es lo que buscábamos con esta tracción hidráulica. Es un Euro 6 perfeccionado, con menos emisiones y más electrónica, que es hacia donde queremos ir. Las cabezas tractoras –continúa Jesús León– las complementamos con los potentes elevadores con gancho Multilift, que han reducido el tiempo necesario para dejar y coger un contenedor de cuatro minutos a poco más de uno”.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

A los citados TGS se suma un parque formado por un par de cabezas más y ocho rígidos, mayoritariamente MAN, aunque también divisamos en nuestro paseo por las instalaciones Flosne algunas unidades Iveco y Volvo.

Transportes Flosne

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

A sus 50 años, Jesús León sigue siendo melómano y guitarrero por naturaleza, aunque en su teléfono móvil es el rock del champiñón el que no deja de sonar desde primera hora de la mañana. Junto a su hermano Óscar, pues su padre ya falleció hace 4 años, sigue trazando las líneas maestras de una empresa que supo adivinar nuevos horizontes profesionales y que en sus casi 25 años de historia no ha dejado de progresar.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1