fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

Transportes Daniel León, el rey de la selva

Si uno le echa un vistazo al diccionario y busca la palabra «camionero» es muy probable que, junto con la definición, salga la foto de Daniel León. Suena a chiste, pero no lo es, ni mucho menos.

A sus casi 40 años ha sido capaz de levantar, gracias a su trabajo, a echarle horas, muchas, y a dormir poco, una empresa que ahora cuenta con 21 camiones. «Tengo 21 vehículos, 23 trabajadores, dos de ellos en oficina. Yo me cuento como conductor», nos cuenta Daniel, mientras nos explica que hasta los 15 camiones llevaba la empresa el solo. «Viajes, rutas, clientes, conductores, facturas… Y conduciendo, como uno más. Una locura. La verdad es que no dormía mucho.

Llegó un momento en que me bajé del camión y me metí en la oficina. Casi un año. No aguantaba más. Tuve que volver a la carretera, comprendí que ese no era mi sitio. Yo quiero hacer kilómetros«.

PUBLICIDAD Noticias Mega 2
Transportes Daniel León

En ese momento contrató a Agustín de jefe de tráfico. «Me va de lujo. Llevamos así más de año y medio. A mí me sigue gustando montar los viajes, estar pendiente de los camiones, lo que no me gusta es decirle a los chóferes que les toca trabajar el fin de semana.

Tener una empresa de transportes supone no dormir. Hay problemas continuos. Clientes, camiones, conductores… Intentas contentar a todo el mundo, pero eso es imposible. A nadie le gusta estar fuera, pero este trabajo o lo llevas en la sangre o no duras en el oficio. Te quemas», nos cuenta Daniel.

PUBLICIDAD Noticias Mega 3

Y lo hace con conocimiento de causa. Para empezar todo viaje largo, lo hace él primero. Y varias veces. Por kilómetros que no sea. Le encantan las rutas largas. Rumanía, Polonia, Chequia, Inglaterra, Escandinavia, pocos lugares no han sido descubiertos por algunos de sus camiones.

Transportes Daniel León

A nuestro protagonista la profesión no le viene de tradición familiar. Su padre es mecánico en un taller de neumáticos. «El taller estaba en la N-340 y yo flipaba. Un no parar de camiones. Desde bien pequeñito decidí que quería ser camionero. Como mi padre conocía a muchos, les decía que me llevarán con ellos. Tenía 14 años. Recuerdo con esa edad incluso ir a Italia llevando azulejos. Luego también me puse a repartir muebles».

Estamos en Benicarló (Castellón), una zona donde el sector del mueble ha sido muy importante. De hecho hubo una época donde todo el mundo se compraba un camión para repartos. Uno de ellos fue Daniel. «Me compré un MAN de 8 toneladas. Mi primer viaje lo recuerdo que fue a La Rioja. Después me pasé dos años con dos viajes semanales a Andalucía. Me cambié el camión, un 12 toneladas rebajado a las 7″.

Transportes Daniel León

Del mueble a las caravanas

Hasta que a los 21 le quitó la caja con la que hacía los repartos de muebles y le puso un remolque para entrar en una empresa de caravanas. «Con este camión empecé a salir al extranjero. Mi primer viaje, a Ancona (Italia). A partir de ahí, a donde me mandaran. Poco a poco me compré un segundo camión, un tercero, un… A partir de ahí he ido haciendo clientes y moviéndome, sobre todo en el mundo del caravaning. Este es mi pilar».

Los primeros años en este mundillo fueron tranquilos, luego hubo un poco de crisis y más tarde amplió flota con camiones portacamiones, góndolas para maquinaria agrícola. «Aprendimos que hay más cosas además del caravaning».

Transportes Daniel León

Transportes Daniel León tiene su base en Benicarló (Castellón). Desde allí el ir y venir de los 21 camiones que conforman este equipo liderado por Daniel surca carreteras de media Europa. «Para las exportaciones, nuestro principal cliente es Benimar, el fabricante de autocaravanas. Pero el abanico de clientes es amplio. Como Iveco España.

Nuestros movimientos en un 80 % se centran en las autocaravanas, que es un transporte que tiene sus particularidades. Ahora es un sector que está fuerte. Para ellos vamos a Dinamarca o los países del Este, pero lo más fuerte está en Francia, Bélgica, España e Italia. Los vehículos que tenemos son todos diferentes. Algunos de doble piso para llevar chasis de furgonetas, otros para llevar tractoras o camiones rígidos. También góndolas para mover camiones de basura o de bomberos», nos detalla nuestro invitado.

Transportes Daniel León

El surtido es completo para estos especialistas de la carretera, que de la mano de Daniel y de su psicología aprendida a lo largo de los años han conformado una pequeña familia.

Seguramente con sus enfados, sus caras largas, pero aquí, y el que escribe estas líneas lo puede corroborar en un desayuno de tenedor y cuchillo con la mitad de la plantilla, a los chóferes no se les asigna un número, aquí se les llama por el nombre, a todos, en su defecto con el apodo de turno. No en vano, algunos como Vicenç, alias Camarón, llevan veinte años junto a Daniel.

«Como norma, el chófer que entra se queda con nosotros. Al final lo que vale en la empresa es su gente. Hay que confiar en ellos. A mí me gusta motivarlos, que lleven el camión limpio, cada uno lleva siempre el mismo conjunto. Camiones bien equipados, arreglados.

Todos los camiones llevan a un lado el Cristo del Gran Poder y al otro, la Virgen del Rocío. Menos el de El Camarón que fue un homenaje a él porque estuvo enfermo. Los nombres de Rocío & Daniel, sus hijos, también están presentes en el frontal de los camiones. Me encantaría que heredaran la empresa y si hace falta subidos en el camión».

Ante tanto desgaste psicológico, Daniel se viene arriba. «A ver si puedo cumplir mi ilusión», nos dice. Cojan papel y boli. «Me encantaría llevar un Volvo FH16 de 750 CV de color negro y que me lo arreglen de arriba abajo. Con un semirremolque portacamiones nuevo. Pero con cambio manual, si es automático, no lo quiero». Tomen nota.

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1