fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Sant Pere Pescador, el santuario FurgoVolkswagen

Y no defraudó a nadie esta última edición FurgoVolkswagen. Ni a propios ni a los extraños, que llegaban por primera vez a esa especie de comunidad ambulante en la que se reúnen anualmente miles de aficionados de todos los rincones de nuestra geografía y de distintos puntos de Europa, a lomos de sus furgonetas Volkswagen de todas las edades y generaciones.

FurgoVolkswagenSe trata de una especie de peregrinación en la que nadie quiere quedarse atrás. Durante todo el año se ha procurado arreglar, restaurar o adquirir este o aquel accesorio para tener a punto y perfecto estado la furgoneta para el certamen. Sin duda alguna, las que más atraen las miradas (y por qué no, también la sana envidia del personal) son las perfectas restauraciones o el excelente estado de conservación de los T1, T2 o T3 en versiones kombiwagen, como se les denominó en Alemania. Se les ha llamado T porque todos los modelos han utilizado la plataforma de Transporter.

PUBLICIDAD Content_1

El T1 representa a toda la generación de modelos salidos de la planta de producción de Hannover en los años cincuenta y cuya fabricación se prolongó en su país y mercado de origen hasta finales de la década de los sesenta. Todo un boom del modelo que por aquellas fechas irrumpía ya en el mercado de Estados Unidos. Se fraguaba entonces el mito del modelo, el icono que fue del movimiento hippie de aquellas épocas de los multitudinarios conciertos, como el Woodstock de FurgoVolkswagen1969, el amor, la paz y la no guerra. Nacía una estrella sobre rueda, relanzada quizás por el movimiento pacifista y contracultural. Y algo de ese aspecto ha venido heredando el modelo en sus diferentes versiones hasta llegar al T6 que hoy se comercializa.

El T2 son los modelos que se construyeron en el espacio de tiempo comprendido entre el año 1967 (en que relevó al T1) y el 1979. Estas fechas pueden inducir a los más puristas a ciertos errores, ya que muchos de estos modelos continuaron fabricándose en otras plantas del grupo cuyos modelos se destinaban a otros mercados, como es el caso de México o Brasil, donde la versión se fabricó prácticamente hasta antes de ayer, con la denominación de Samba o Microbús.

Puede que T1 y T2 sean también los modelos más representativos de todos, y el T1, por así decirlo, el embajador único de la marca en este tipo de actos. Sus formas redondeadas, atractivas y simpáticas crearon todo un mundo de adeptos que se mantiene hasta nuestros días. El popular “bulli” como se le conoce en algunos ambientes “volkswageneros” y asiduos a este tipo de encuentros.

PUBLICIDAD Content_2

Vuelta a los orígenes

FurgoVolkswagenCada año la concentración de Volkswagen es como un regreso a aquellos tiempos. Como una vuelta a los orígenes que va superándose a la cifra del anterior encuentro. Este, por ejemplo, ha reunido a casi 6.000 aficionados y el censo de inscritos cuenta que han sido 755 las furgonetas de la marca que han participado. Se reúnen familias enteras alrededor de su furgo. Quedan de un año para otro. La cita está marcada en rojo en cualquiera de los calendarios de los aficionados que se mueven por toda España o por toda Europa, pero que no pueden eludir su cita de Sant Pere Pescador, que vendría a ser para ellos como el Santiago de Compostela de los peregrinos.

El ambiente familiar, de franca camaradería, compañerismo, solidaridad y, por qué no, de “la felicidad de serie”, FurgoVolkswagencomo rezaba el lema de esta edición FurgoVolkswagen y que todo el mundo lucía en sus camisetas, lo invade todo. Los juegos y las jornadas para los peques, con actividades pedagógicas, de formación o de participación, se suceden a lo largo de las tres jornadas.

PUBLICIDAD Content_3

Pero son las movidas más tradicionales las que concentran el mayor número de aficionados. La gran foto de familia que se supera edición tras edición, la de llegada, el concurso de furgonetas enmascaradas y engalanadas bajo un tema seleccionado por la organización de Volkswagen Vehículos Comerciales, la barbacoa nocturna en la playa a la luz de las antorchas o de los frontales, asemejándose totalmente a un encuentro multitudinario de luciérnagas, el desfile de las furgos por las localidades más próximas… todo ello impregna con un embrujo especial este encuentro en el que los pequeños van tomando consciencia de lo que representa, porque ellos también hace años que peregrinan a Sant Pere y seguro que un día también lo harán a bordo de su propia furgo.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.