PUBLICIDAD

Poli Núñez y su Scania R500 aerografiado al detalle

Aunque nuestro invitado de este mes ha estado rodeado de camiones toda su vida, no en vano, su padre es uno de los fundadores de una de las cooperativas con mayor solera del área metropolitana de Barcelona, Las 4 barras, su primera intención fue dedicarse profesionalmente a la delineación. De hecho, realizó y concluyó con éxito los estudios, pero no ha ejercido nunca. “Lo que antes se tardaba meses, con el uso del ordenador en una tarde estaba listo”, nos cuenta Poli Núñez, que así se llama el propietario de este Scania R500 a lo vikingo.

PUBLICIDAD

Scania R500 vikingo

Lo bueno de esta etapa de hincar los codos, además del título (que nunca viene mal), fue que compartió pupitre con Raúl Romero, el que años más tarde se convertiría en el aerógrafo de su camión.

Raúl no solo ha ejercido como un decorador al uso. Va un paso más allá. Lo ha hecho con plenos poderes para estampar su idea en el Scania. Porque Poli le dejó las llaves y una semana después: tacham. Como por arte de magia, unos guerreros nórdicos se apoderaron de su chapa. De pasar desapercibido con el blanco de su camión a ser conocido, fotografiado, preguntado cada dos por tres. Damos fe de ello. En el rato de esta sesión fotográfica, más de uno se acercó móvil en ristre a dejar constancia del momento.

Scania R500 vikingo

Raúl únicamente le pasó unos pequeños bocetos de vikingos, que Jaume y Bruna, los sobrinos de Poli, dieron por bueno. A partir de ahí, manos a la obra. “Imaginación al poder. Empecé con un par de personajes, luego me animé y puse más. El águila, el carnero…”.

Después de una semana más que intensa de trabajo, el resultado quedó tal cual lo vemos en estas páginas.

Scania R500 vikingo

Cuando lo vio su propietario pensó que “estaba muy guapo, pero que me ha liado. Nunca había pensado en decorar un camión y ahora me encuentro así”. Lo cierto es que a Bruna y a Jaume les encantó. Y eso es suficiente.

Raúl pudo acabar el camión justo para el Solo Camión Festival. El domingo tuvo su puesta de largo. Y gustó. La gente ya no para de preguntar por el camión de Poli.

Scania R500 vikingo

Sobre todo por el puerto, su hábitat natural desde 2007. Nuestro protagonista ha ido en esto del transporte de menos a más. Primero comenzó con un Transit; luego, un Ducato carrozado, un rígido… Harto de romperse la espalda haciendo mudanzas y repartiendo electrodoméstricos dio el salto al puerto.

Scania R500 vikingo

“Aquí no tocas la mercancía. Compré un Volvo FH12 viejo y una plataforma portacontenedores y para adelante. Varios hijos de los que trabajaban en Las 4 barras entraron en el puerto, me buscaron un hueco y por aquí ando desde entonces”. Once años después ya lo ven, acaba de estrenar este Scania R500 tan bien aderezado y en pocos días también recibirá su nueva plataforma para llevar los contenedores.

Scania R500 vikingo

Poli nunca ha ido a las concentraciones camioneras. A buen seguro que la siguiente contará con su presencia. Le preguntamos qué será lo siguiente que le haga a su camión. “Siempre se pueden hacer cosillas, pero poco a poco. De todas formas yo me caliento rápido. No iba a pintarlo y mira. Posiblemente lo siguiente será pintar la trasera”, nos cuenta. Estamos seguros de que en cuanto comience a pisar concentraciones camioneras le surgirán cientos de ideas que querrá plasmar en su Scania.