fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

PIEMA, Piensos de Mallorca

No se ven muchos camiones por las calles del Polígono de Son Castelló, en Palma de Mallorca. Lo que hace unos años era uno de los centros logísticos más importantes de Baleares es hoy sólo un espejismo de lo que fue. La crisis. Sí. Cada vez más locales con el cartel de se traspasa o se vende. Todo cambia. Vecinos que se van y otros que llegarán.

PiemaEn los últimos 45 años, por Son Castelló han pasado centenares de empresas, pero una de ellas sigue ahí, incólume y vacunada –o eso parece– a las epidemias de crisis.

Se trata del Grupo Fontanet, que se instaló aquí en 1967, pero cuyo recorrido se remonta a la posguerra, y al pueblo de Felanitx, a 50 kilómetros de la capital. De Felanitx es el fundador del negocio. Se llama Antoni Fontanet, apenas ha tenido vacaciones en su vida y no tiene pensado, de momento, retirarse.

PUBLICIDAD Noticias Mega 2

La empresa agrupa, en realidad, a varias firmas dentro de los sectores del negocio alimenticio y agropecuario. PIEMA es una de esas firmas, y de las más veteranas.

La empresa nació hace casi cuatro décadas y su actividad principal es la producción y distribución de piensos y productos para la cría y el engorde de todo tipo de animales. De Piemahecho, el origen de toda la maquinaria empresarial de Fontanet es, precisamente, la producción de piensos (y también de harina).

PUBLICIDAD Noticias Mega 3

El artífice de la compañía me recibe en su despacho. Pensábamos que íbamos a hablar con el responsable de la flota y nos quedamos a cuadros cuando nos dicen que “l’amo en Toni” (‘el señor Toni’) está por aquí a estas horas de la tarde.

De hecho, nos aseguran que viene cada día. Y él mismo lo confirma sólo un rato después: No quiero oír hablar de retirarme. Disfruto trabajando. Como decimos por aquí, “som un home de feina” (‘soy un hombre trabajador’). He vivido por y para esto”.

A paso firme

Antoni empezó el negocio en su Felanitx natal. Empieza muy joven con un pequeño almacén de fertilizantes, grano y productos varios para el campo. PiemaTodavía no contaba con ningún vehículo, pero los alquilaba para que le fueran a buscar el grano en el puerto de Portocolom, cerca de Felanitx. “Pedía 5 ó 6 camiones, Skoda creo recordar, checos, y luego trasladaba la carga a mi almacén y a la harinera”.

Piensos y harina, así arranca la historia de Fontanet. De hecho, todavía sigue con estos dos productos: PIEMA es el ejemplo.

Poco a poco, el negocio prospera y la actividad local necesita urgentemente expandirse en todas las direcciones de la isla. En los años 60, Fontanet da el salto a Palma, y se instala en las instalaciones donde hoy estamos charlando. “Aquí mismo. Vino Fraga a inaugurar el polígono, dice sonriendo Antoni.

“Soy el único de los fundadores que queda vivo”. Las instalaciones de Fontanet en Son Castelló (que cuentan con varias naves, silos, almacén, oficinas y taller mecánico) son, además de la sede de PIEMA, la sede de dos de sus negocios complementarios: Matisa y Café Rico.

Pero volvamos a los años 60, cuando Fontanet inicia su expansión. Primero abre una harinera en Palma, en el dique del oeste, junto al puerto; y poco a poco se Piemahace con otras empresas. “Compré un matadero de pollos, cinco harineras pequeñas, tres fábricas de pienso… las compré todas”.

Hoy, los vehículos de Fontanet siguen yendo al puerto de Palma a diario para cargar las cajas de aluminio con el grano que llega de la Península. Son cerca de 500 toneladas diarias que cruzan el mar rumbo a las islas para mantener el ritmo de producción. “Con lo que se produce en las islas estaríamos a cero en 15 días”, explica Antoni.

Hoy, la flota está formada por cerca de 80 vehículos, incluyendo rígidos, cabezas y furgonetas. Pero 50 años atrás, el parque móvil no era tan extenso. De aquellos seis vehículos que Antoni tenía que alquilar en sus inicios para que le recogieran el género del puerto pasó a ir conformando una flota.

“En realidad no me acuerdo de los modelos de los vehículos”, dice sincero nuestro entrevistado. Tampoco le importa. Da la sensación de que lo realmente importante es que hicieran su trabajo bien. “Creo que eran Ford, Chevrolet, Pegaso… pero no me acuerdo. En aquel entonces no comprabas lo que querías, sino lo que podías”.

Flota consistente

PiemaGuillem Pastor es el jefe de flota de la empresa. Lleva 18 años aquí y no hay vehículo que quede fuera de su control. Su oficina, de hecho, está pegada al taller de reparaciones. Con él charlamos un rato acerca del parque móvil y sus especificaciones. PIEMA se encarga de traer la mercancía en barco hasta el puerto de Palma.

Allí, los camiones cargan y vienen hasta estas instalaciones, para almacenar en el silo, o se reparte directamente a almacenes de grano de otros clientes, repartidos por toda la isla. Maíz y soja, por ejemplo, son dos de los productos que llegan desde la Península.

Echamos un vistazo por la zona de aparcamiento y no se ve una unidad aparente en las marcas de los camiones. Guillem nos confirma nuestra suposición: El parque móvil está compuesto por varias marcas. Yo, sinceramente, preferiría unificar, pero el jefe no se quiere casar con nadie. Así que no hace falta hablar más”. Ya conocemos al señor Fontanet, un hombre de ideas… consistentes, digamos.

En cuanto a la tipología, la flota cuenta con unas 15 cabezas tractoras, de entre 380 y 430 CV de potencia; otros tantos trailers de aluminio para el transporte del cereal; una veintena de vehículos rígidos, con potencias que van Piemadesde los 240 hasta los 380 CV; y aproximadamente otras 15 unidades más ligeras, que se dedican, principalmente, a la distribución del producto acabado.

En la campa se ven unidades veteranas junto a otros modelos casi nuevos. La renovación es un punto esencial. En los últimos dos años, la flota de Fontanet se ha equipado, por ejemplo, con cinco nuevas unidades Volvo: una tractora FM 450 CV, dos FE 6×2 340 CV y dos FLH 4×2 290 CV.

Equipos más suficientes para mantener el nivel de exigencia de esta veterana empresa mallorquina, al frente de la cual sigue su fundador, con 95 primaveras. Antes de irnos echamos un último vistazo a la oficina de Antoni Fontanet. La luz sigue encendida.

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1