fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Peterbilt 377, un gran clásico en miniatura

Comenzamos por el chasis de esta maqueta Peterbilt 377 de Italeri, que cabe destacar que es larguísimo y posee todos los elementos característicos de un camión auténticamente americano.

En nuestra opinión no falta detalle al motor, la caja de cambios, eje directriz, suspensión neumática en los ejes traseros, depósitos de gasóleo, etc.

PUBLICIDAD Content_1

En estos kits, las piezas, como los depósitos de carburante, las cajas de baterías, los pasos de ruedas traseros, las chimeneas y filtros de aire vienen recubiertos con un baño cromado que proporciona el mismo fabricante.

Por su parte, el capot delantero es escamoteable, para poder apreciar el conjunto motriz. Este es muy bueno, en cuanto a calidad y cantidad de detalles.

La cabina posee todo un lujo de detalles. El salpicadero viene representado con una pegatina que incluye todos los relojes, marcadores, testigos y demás detalles de cualquier camión americano que se precie.

PUBLICIDAD Content_2

maqueta Peterbilt 377

Los asientos cuentan con un diseño muy logrado, casi dan ganas de sentarse en ellos, pues poseen reposabrazos a cada lado, en ambos, piloto y acompañante. Mientras, el sleeper monta dos camas, aunque se echa de menos el que no tenga un revestimiento interior.

Hora de montar

PUBLICIDAD Content_3

Armamos el chasis compuesto de dos largueros y seis travesaños. En este paso colocamos los dos cilindros de aire. Tras ello, pasamos al eje delantero directriz, que está compuesto por diez piezas.

Conserva el diseño de las antiguas maquetas de este fabricante, así que el montaje se realiza de forma más sencilla que las modernas, merced a los machos que proporciona Italeri. Ahora, para finalizar este paso, montaremos los ejes traseros motrices.

maqueta Peterbilt 377

PUBLICIDAD Content_4

Para colocarlos en su sitio, ponemos en el chasis los soportes de los mismos; unos son los cojines de aire para la suspensión trasera y, otros, las ballestas delanteras para el eje anterior.

El conjunto motor y la caja de cambios están seccionados en un corte longitudinal y, una vez pegado, será el momento de colocar la culata, el motor de arranque, la distribución, la tapa trasera de la caja de cambios, y demás componentes.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Tras todos ellos, colocamos el motor en su lugar junto con las transmisiones, soportes de la cabina y de los depósitos de combustible, y lo pintamos todo en color negro.

Cerramos la cabina por paneles, así como el sleeper del Peterbilt. A este último le colocamos un espectacular spoiler tanto en el techo como en los laterales y lo pintamos todo, junto con el capot, en color rojo.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

En este mismo paso, aprovecharemos para pintar también los faldones del chasis.

maqueta Peterbilt 377

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Una vez seco, detallamos los junquillos de los cristales y los vierteaguas en plateado brillante, para finalizar el pintado del conjunto interior en colores grises y negros, mientras que el fondo en un color azul claro.

Esperamos a que seque todo, para montarle los asientos y la suspensión, salpicadero, columna de dirección y palanca de cambios, entre otros. Cogemos la cabina y le colocamos los cristales para continuar anclando el interior de la cabina por debajo, y del mismo modo, el sleeper.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

El remate final de esta maqueta Peterbilt será colocar el capot en el chasis, la cabina en su lugar, las llantas, las ruedas, los depósitos, y demás detalles.

maqueta Peterbilt 377

Más trucos

Hemos estado experimentando con un nuevo pegamento. En realidad, es el pegamento de PVC que usan los fontaneros para soldaduras entre tubos de este material, PVC.

Es algo más económico que el propio pegamento de maquetas, también suelda, aunque es algo más lento. Lo hemos probado y nos ha gustado. Os toca a vosotros decidir si queréis probarlo, aunque nosotros no lo hemos usado en los cromados por si quedaban restos en las uniones.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1