PUBLICIDAD

Merche y Mariano, un enlace en camión: unidos por el rombo

En el momento y sitio menos esperado puedes encontrar a tu media naranja. Aunque no fue un flechazo, Merche y Mariano acabaron enamorándose en el taller de Renault Trucks Center de Alcalá. Descubre su historia y, ¿Quién sabe?, tú puedes ser el siguiente.

Antes de empezar, deberíamos preguntarnos si creemos en el destino. Si aceptamos que hay una fuerza sobrenatural que actúa sobre nosotros en una sucesión inevitable de acontecimientos de la que ninguna persona puede escapar. Seguro que muchas veces habrás oído aquello de “estábamos destinados a conocernos”, pero no olvidemos que el destino lo marcamos con nuestras elecciones, con nuestras decisiones.

boda renault

A nuestros protagonistas de hoy, Merche y Mariano, ambos de Madrid, les gusta pensar que su relación, lejos de ser un hecho casual, tiene detrás todo un designio del destino. Un camino que los llevó a conocerse en las instalaciones de Renault Trucks Center en Alcalá de Henares, Madrid, hace más de diez años y tras nueve años de noviazgo y una niña en común, Noa, se acaban de dar el “sí, quiero”.

Sí, los camiones han estado presentes en las vidas de Mariano y Merche. Él lleva la gasolina en la sangre desde el mismo momento en que vio a su padre yendo y viendo con su camión. “Soy camionero desde que nací”, dice Mariano. “Mi padre también era un amante de la profesión y parece ser que yo heredé su pasión”. Y, a medida que iba haciéndose mayor, fue sacándose todos los carnets para alcanzar lo que más quería. “Desde que soy mayor de edad me dedico al transporte y hace casi cuatro años decidí montar una empresa con un compañero, Inicia 3 Logistics, S.L.”.

boda renault

Ahora, trabajando por cuenta propia, Mariano da servicio de catering, principalmente en el recinto ferial Ifema Madrid, y en distintos eventos deportivos y bodas
con su flota de cuatro camiones: Renault T 440 CV 13L, Renault Máster 170 CV, Volvo FL 250 CV y MAN TGM 280 CV. “Por suerte, como empresa, nos hemos expandido y también trabajamos para Mercadona o Amazon, entre otros. Siempre es importante estar bien cubierto”.

Incluso durante el confinamiento se reinventaron para buscar una solución a la debacle de los “catering” y trabajaron llevando material médico, como mascarillas, a muchos hospitales de España.

boda renault

No obstante, Mariano hizo hincapié sobre sus destinos. “Todos los recorridos que hacemos son nacionales. Me niego a salir de España y más cuando creo que hay suficiente trabajo aquí como para hacer largas jornadas de trabajo. Merche y yo valoramos mucho el tiempo libre para pasarlos en familia. Al fin y al cabo, es lo importante”.

Aunque es cierto que, al principio, a Merche no le gustaba el hecho de que Mariano montara su propia empresa. “No le animé porque pensé que iba absorber todo su tiempo y con una hija de 11 meses no quería que estuviera fuera de casa”, declara Merche.

boda renault

“Por suerte, los transportes que hace son nacionales e incluso al final lo animé a que se comprara el Renault de la gama T hace ocho o nueve meses”. Aun así, Mariano se pasa 15 horas en el camión y luego en casa está prácticamente pegado al teléfono. “Pero no nos podemos quejar”, dice ella, “las cosas van bien y no me arrepiento de que haya dado el paso. Intentamos tener una vida normal”.

Pero las vidas de Merche y Mariano colisionaron mucho antes, cuando él llevaba los camiones Renault de la empresa en la que trabajaba a revisión y ella era la
recepcionista en el servicio técnico Renault Trucks Center, en Alcalá de Henares.

boda renault

“Entré en Renault en 2006, con 20 años, y a la largo de todo ese tiempo desempeñé multitud de tareas, principalmente de recepcionista”. Durante esos años, Merche siempre intentó tener un trato cercano y amigable con clientes, pero Mariano fue un hueso duro de roer. “La empresa en la que trabajaba Mariano tenía una importante flota de camiones y Mariano solía venir a menudo. Al principio no nos caíamos bien, era bastante insociable, hasta un día, en enero de 2012, lo vi bajar del camión y pensé que era todo un diamante en bruto”.

Ahora llevan 9 años juntos y tienen una niña en común, Noa, de 4 años. Durante la entrevista, Merche nos mostró que con esfuerzo y dedicación se puede llegar muy lejos. Con empeño y eficiencia llegó a la central de Renault Trucks, en Getafe, donde le ofrecieron un puesto en el Departamento de Garantías, “donde me sentí muy valorada”, y actualmente está en el Departamento de Contratos de mantenimiento.

Un departamento con mucho futuro, ya que hoy en día el porcentaje de clientes que echa mano de este tipo de contratos es cada vez mayor. “Ahora, prácticamente todos los vehículos pesados que salen de fábrica poseen este tipo de compromiso, algo difícil de imaginar hace un par de años”, añade Merche.

Porque, gracias a la conectabilidad del mantenimiento predictivo que incorporan todos los vehículos de Renault Trucks, permite conocer mucha información
sobre el camión. “Sin duda, es un avance técnico que te anticipa a posibles averías y rentabiliza al máximo el rendimiento del vehículo”. Es tal el éxito –más de 2.000 camiones disponen de esta conectabilidad– que la propia marca esta estudiando en incorporarlo en usados Euro 6.

boda renault

Ahora, tras la boda, sus vidas siguen adelante. Aunque desde un punto de vista mucho más pragmático, su unión hará que su vida sea teóricamente más fácil
gracias a los beneficios legales que ofrece el matrimonio. Sea como fuere, desde Solo Camión, desearles lo mejor y, como escuchamos al final de los cuentos infantiles, fueron felices y comieron perdices.

manguito

Una alianza íntima y personal

¿Cuándo dieron el paso de casarse? “Mariano me pidió matrimonio el mismo día que Noa cumplía tres años y no se le ocurrió otra cosa que darme como alianza de compromiso la abrazadera de un manguito. Al principio pensé que era una broma, pero no tardé en darme cuenta de que, por fin, iba en serio”.

Merche insistía en casarse, pero Mariano siempre le daba largas. Por eso, el día que dio el paso quiso ser original… “Estábamos todos juntos en familia. Merche no
se lo esperaba. Quise hacer algo singular después de que me dijera infinidad de veces que nos casáramos. Estuve dándole varias vueltas hasta que se me ocurrió pedirle matrimonio con una abrazadera de camión”.

Noa, la hija de ambos, se mostró ilusionada por la boda de sus padres, pero sus deseos van más allá: tener una hermanita. Veremos si la cigüeña no pasa de largo
y deja a la futura Claudia o Mía frente a la puerta de su casa.