fbpx
PUBLICIDAD Billboard

¡Más madera! Pegaso 4 ejes para el servicio forestal

Este Pegaso cuatro ejes que hemos transformado, en realidad, era un camión de una colección Salvat, de los que hay números, muy difíciles de encontrar, como es este caso. Pero cuando decimos “transformado” es porque hemos cogido dos camiones; de uno, el chasis, y del otro, la cabina completa, para conformar el camión que veis en las imágenes. La caja de carga está hecha íntegramente por un servidor, pues el fabricante de maquetas lo ha editado en versión cartolas, y nosotros queríamos transformar este camión en un forestal muy trillado, por lo que le hemos quitado la rejilla, tal y como explicamos en el “Más trucos”.

En primer lugar, hemos desmontado el camión, la cabina, la caja de carga y el chasis. Una vez liberado el chasis, y porque nos gusta, hemos elevado un poco el camión, pues tal y como salen, nos parecen algo bajos, que lo conseguimos haciendo una canal en los ejes con la rotaflex. Al chasis, simplemente le hemos dado un aspecto usado, que ha sido su principal transformación.

PUBLICIDAD Content_1

Harina de otro costal ha sido la cabina, que de este mismo camión la hemos desechado y guardado en el cajón de sastre para un futuro trabajo.
Esta otra cabina roja la encontramos en un lote de camiones y estaba sin espejos, que he recuperado del mismo cajón. Pasamos a desmontar el fondo y los cristales. Hemos querido mantener el color original de la cabina porque nos ha resultado atractivo.

Por su parte, como ya os he comentado, la maqueta original de este Pegaso viene con la caja de carga con cartolas, que no nos servía para lo que queríamos hacer. Así que hemos fabricado una completamente nueva, a base de Evergreen y palitos de Chupa-Chups. El plástico, que se puede doblar sin quebrarse, lo hemos acortado para que se doble en cada pliego, y luego, el reparto de palitos es cuestión de dividir la distancia e irlos colocando, con paciencia y buena letra. Una vez terminada, la hemos pintado en gris oscuro.

Maqueta Pegaso 4 ejes

PUBLICIDAD Content_2

Tras pintarlo todo, volvemos a montar todo en su sitio y le añadimos todos los detalles de cosecha propia con pinturas, tarjetas, taras, matrículas y, en definitiva, los detalles que se nos ocurran para dar mayor realismo a la maqueta, que es de lo que se trata para poder disfrutarla.

Más trucos

Para quitarle la rejilla delantera, que es esa cruz tan característica que presentaban los Pegaso, me ayudo de la rotaflex. Es un trabajo peligroso porque la cabina no puede amarrarse en ningún sargento o mordaza para no deformarla o marcarla. La cabina es de hierro y la parte delantera tiene mucho material, tres milímetros de espesor en algunas zonas. Voy realizando cortes poco a poco al grueso del disco para que se libere y vayamos comiendo el hierro. La maqueta no tiene motor, así que he fabricado con Evergreen un fondo.

PUBLICIDAD Content_3
PUBLICIDAD Mobile_Footer_1