fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Camiones Mack en la distribución de Pinturas Montó

Una línea ascendente bien podría definir la trayectoria de esta empresa valenciana, ubicada en la pequeña población de Marines.

Así de simple, pero así de categórico. Pinturas Montó, creada en 1951 por D. Clemente Martín Montolio, ha crecido y crecido, a lo largo de este medio siglo, no sólo en el plano empresarial, sino en todos los sentidos, merced a las innovadoras técnicas aplicadas en sus productos, productiva e infraestructuralmente, y a ser marca especializada en el sector de las pinturas decorativas.

PUBLICIDAD Content_1

Pero para conseguir este amplio reconocimiento, la factoría se ha reinventado año tras año, invirtiendo una buena parte del capital en ampliar y mejorar sus instalaciones, que se han duplicado en el transcurso de este período, alcanzando en la actualidad una superficie total de 46.000 metros cuadrados, de los que cerca de 30.000 están edificados.

267_profesion_monto_02Dos son las zonas claramente diferenciadas: la planta de producción de materiales realizados a base de agua y los que se fabrican con disolventes, que comprenden la mayor parte de la infraestructura, y el almacén “caótico” completamente informatizado.

El almacenamiento de las diversas mercancías recibe este nombre, pues es imposible localizar la ubicación de un producto concreto sin echar mano de un ordenador, pues éste agrupa la producción según los parámetros establecidos previamente, tales como ritmo de venta, fecha de fabricación, tipo de envasado, entre otros.

PUBLICIDAD Content_2

Mientras, el resto de edificios se destinan a labores de oficina, laboratorio experimental, I+D, aulas de formación teórica y práctica y atención al cliente. Lógicamente, la capacidad productiva también se ha visto aumentada proporcionalmente, alcanzando las 30.000 toneladas anuales entre pintura y otros derivados que allí se fabrican.

Pero la fórmula para este brillante ascenso no sólo radica en los números, sino a la dedicación personal y el nivel de involucración en toda la cadena del proceso de fabricación y distribución, desde la recogida de los pigmentos necesarios hasta la entrega directa en tienda.

Tanto es así, que Pinturas Montó cuenta con un departamento logístico propio que incluye una flota de diez camiones y sus respectivos conductores al volante de cada vehículo.

PUBLICIDAD Content_3

Seguimiento exhaustivo

267_profesion_monto_06Como punto de partida del proceso tomamos los tres Mack que realizan el transporte nocturno, para abastecer a la planta de las materias primas necesarias para la elaboración de la pintura y demás materiales que se fabrican, ya sea la recolección de resinas en Bilbao, disolvente en Valencia o plantas y carbonatos cálcicos en Barcelona, entre otros destinos nacionales.

“El Mack Vision azul cabina corta fue el primero que trajimos en 2003, era una cuestión de imagen, porque los problemas de homologaciones y papeleos no nos faltaron, pero ahora suma más del millón de kilómetros”, asegura Juan Carlos Lavarias, director logístico.

PUBLICIDAD Content_4

El modelo lanzado por el constructor americano en 1999 caló hondo en la empresa, pues poco después se compraron los otros dos Mack, el amarillo y el rojo, aunque éstos, una versión algo más moderna del mismo modelo Vision de 460 CV y que en esta ocasión montaban la amplia cabina XXL con litera.

El rojo en concreto se homologó en el INTA para el transporte de mercancías peligrosas (ADR), pues algunos de los elementos empleados en la composición de las pinturas, a granel, están enmarcados en los epígrafes como mercancías peligrosas.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

“Los Mack azul y amarillo cuentan con cubas para materiales en polvo, mientras que el azul es basculante y el amarillo es del tipo “tetona”. El rojo transporta líquidos en una cisterna que cuenta con cuatro compartimentos internos independientes”, matiza Lavarias.

267_profesion_monto_03“El cambio de marchas y el prolongado morro es a lo que uno le cuesta más acostumbrarse”, aseguran los tres conductores Mack al unísono: Alejandro Navarro, Juan Carlos Cortell y Fernando Albaladejo.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Cada uno de ellos sólo conduce el camión que le asignaron en su día cuando entraron a trabajar a la empresa, por ello estos chóferes cuentan con la misma antigüedad en la factoría que los camiones que conducen.

Otras de las características que marcan la diferencia entre estos grandes ruta americanos y los de origen europeo son las dimensiones de la cabina y el amplio radio de giro, constatan quienes pasan su jornada laboral a lomos de estos gigantes.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Estos conductores viajan de noche para llegar a cargar al muelle correspondiente a primerísima hora. Luego volverán a descargar el material alrededor de las doce de la mañana, o incluso a primera hora de la tarde en Pinturas Montó.

La cadena logística continúa con la carga del resto de camiones de la empresa y de otros operadores que parten hacia los destinos de entrega, que ocupan todo el territorio nacional y el arco Mediterráneo fuera de nuestras fronteras (sur de Europa y norte de África).

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Una vez llegados a la base cargados, antes de proceder a la descarga en los distintos conductos subterráneos o en los grandes depósitos, los tres Mack realizan una parada obligada en la báscula de la entrada de las instalaciones, para comprobar el nivel de carga de la cisterna y la cantidad de material entrante, para posteriormente proceder a la descarga definitiva en el depósito correspondiente.

Cabe destacar que las instalaciones alcanzan los 27 kilómetros de recorrido de tuberías y canales internos para la fabricación de las distintas pinturas finales.

Los diversos controles de calidad se realizan mediante muestreo, donde se controlan los procesos intermedios de las lacas, y a continuación se siguen añadiendo distintos componentes que precisa el acabado final de las pinturas que conforman el amplio catálogo de Montó.

“En la distribución del pro267_profesion_monto_04ducto final participan 70 franquicias propias y se completa con otros distribuidores de la marca ubicados por las principales urbes de España”, destaca Juan Carlos.

“En esta labor empleamos vehículos más pequeños y maniobrables, concluye. Para entrar en estas grandes ciudades, con su tráfico y sus restricciones al tránsito, el departamento logístico emplea otros 7 camiones de inferior tonelaje.

Concretamente unos DAF de dos y tres ejes, 4 de ellos de la gama CF y 3 LF con rueda gemela, mucho más aptos para este tipo de distribución en núcleos urbanos. Los niveles de potencia de esta flota ligera oscilan entre los 200 y 360 CV, más que suficiente para el recorrido interurbano al que están habituados.

Estos vehículos también cuentan con siete chóferes propios, quienes realizan el transporte diario de los productos Montó por el territorio nacional.

Echando un vistazo a través de la estructura logística de este importante especialista de pinturas nacional, nos damos cuenta del empeño y cuidado que pone en la elaboración de sus productos.

Viendo los procesos de producción de Montó y la gestión empresarial, entendemos que no es gratuito que una esta marca familiar se haya situado en las primeras posiciones del ranking de fabricantes del sector a escala europea.

Hoy esta empresa familiar que en su día apostó por incluir un Mack a modo publicitario en su flota está considerada una de las más eficaces y activas del mercado.

La calidad y la experiencia avalan ese ánimo de superación del que hablábamos al principio.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1

1 comentario en «Camiones Mack en la distribución de Pinturas Montó»

Los comentarios están cerrados.