fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

El Scania 144 de Daniel Salguero

Lo vemos en este Scania 144, spoiler, paragolpes, viseras, bajos, cubredepósitos y demás accesorios vinculados al tuning camionero, favorecidos por el diseño propio, son la especialidad de Daniel Salguero, este experto operario de la fibra de vidrio.

El acabado de este Scania 144-530 es una fina y fehaciente muestra de lo que es capaz de obrar este malagueño afincado en El Ejido con telas, resina y catalizador para fibra de vidrio. Su taller Daniel Design Truck funciona a todo tren, principalmente porque el boca-oreja lo ha consolidado como un espacio en el que se manipulan las mejores pinturas y resinas, con un resultado final que transpira elegancia.

“Tú observas un paragolpes trasero en fibra – afirma Salguero– y no se aprecia diferencia a la vista con el metal. En nuestro taller defendemos el acabado hasta el último detalle. Si un espejo tiene 7 partes –precisa–, desmontamos las 7 antes. ¿Tardamos más?… Tal vez, pero el resultado es pulcro a más no poder. Prefiero ganar menos y trabajar más. Todo el mundo queda encantado con el pintado y tuneado de sus camiones”.

PUBLICIDAD Noticias Mega 2

La de Daniel no es esa crónica habitual del chaval que se ha criado con la silueta de un camión en sus inmediaciones. “Mi padre apenas sabía conducir –recuerda–, pero la mecánica es algo que siempre me entró por el ojo, y con 18 años me incorporé a un taller donde pasé muchas horas lijando y pintando, al tiempo que fui aprendiendo a hacer reparaciones en fibra de vidrio y cultivé un espíritu muy autodidacta”.

Su Scania 144
Siendo un recién entrado en la mayoría de edad, y con ese afán que él mismo reconoce, irreprochablemente honesto, de ganarse la confianza del padre de su novia Analía, hoy esposa y madre de sus dos hijos, Christian e Ylenia, empezó a acompañar en el camión a su suegro, que era transportista. Ambos compartieron empresa durante años, hasta que Daniel se decantó por centrar su trabajo en un taller mecánico.

PUBLICIDAD Noticias Mega 3

Nadie diría que este vistoso decorado que protagoniza nuestras páginas era una chatarra cuando Daniel lo trajo a casa, con poco más que un motor aprovechable.

Tras cambiar los grupos, acometer una serie de reparaciones mecánicas, tapizar el interior con un amigo y sanear el cableado, algo en lo que su hijo Christian se ha hecho todo un experto, nuestro hombre se empeñó a fondo en la tarea que más saca a relucir sus dotes maestras.

Lijar, barnizar y pintar son la guinda de un efecto final en el que también tiene mucho que ver la inventiva de Daniel, que proyectó un portamangueras y un paragolpes en fibra, de cosecha propia, junto con unos soportes de anclaje diseñados por él mismo.

Al Castillo de Teba, su pueblo malagueño natal, junto con los homenajes en la trasera del camión a sus abuelos Ana y Pedro, así como a su tía Paqui, se incorporará en breve la inscripción de su padre José, fallecido hace unos pocos meses.

El propietario

Daniel tuvo hasta seis camiones en la empresa de transporte que compartía con su suegro, pero hace más de una década decidió volcarse en su vocación hacia el diseño y la pintura, y se convirtió en toda una autoridad manejando la fibra de vidrio. Su Scania 144 sirve hoy de expositor principal para su taller en toda suerte de concentraciones camioneras.

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1