El Sava S-70 de José Manuel Sanz, en lo raro está la clave