El Renault de Nofre y Tomeu, un regreso triunfal