PUBLICIDAD

Clavería Servicios 2015; lindar con el cielo

Cuando una grúa te suspende en el espacio se abre todo un balcón del presente y un mirador del futuro. Ingeniería y arquitectura requieren de este brazo móvil, prolongación del entendimiento y las articulaciones humanas, para modelar cualquiera de sus obras.

En los camiones de Clavería Servicios 2015 se izan a diario multitud de esos proyectos.

Grúas Clavería Servicios 2015

Atreverse a comenzar es la única manera de que nazcan los triunfos. Una decisión, que el tiempo dirá si estuvo bien o mal tomada, es siempre el primer paso hacia cualquier empresa.

Éxito o fracaso son dos estaciones con apeaderos que siempre vale la pena recorrer con las dosis justas de calma y urgencia, pero un esfuerzo sostenido en el tiempo tiene siempre muchas probabilidades de dar buenos frutos.

Grúas Clavería Servicios 2015

Nos vienen estas reflexiones a la cabeza después de pasar una jornada con Luis Clavería en la sede central de su empresa, en la localidad oscense de Binéfar.

Cuando Luis señala la foto de un entrañable Ebro L60, con el que empezó en 1983 a hacer sus primeras faenillas, y echa después la mirada a su extenso parque actual de camiones grúa de 16 a 100 toneladas, así como sus plataformas, bañeras, góndolas, gabarras, tengo la impresión de que estoy ante una persona que no solo aprovechó las oportunidades que le fueron surgiendo, sino que también supo crear las propias.

Grúas Clavería Servicios 2015

La prueba de ello está en que entre 1983 y 2007 presidió Clavería Transal; y de 2015 en adelante, Clavería Servicios. ¿Cuál fue la coyuntura que él mismo se forjó en ese interregno entre 2007 y 2015?, pues crear el Hotel Ciudad de Binéfar, un radiante pepino de cuatro estrellas, que ha recibido notorios reconocimientos.

Grúas Clavería Servicios 2015

Llegar a las alturas donde te llevan los dos Renault grúa de 165 toneladas que abren este reportaje, capaces de elevar decenas de toneladas a más de 35 metros, requiere muchos pasos intermedios.

Grúas Clavería Servicios 2015

No obstante, más que hacer una exposición del apreciado material que ofrece una firma como Clavería Servicios 2015, que puede observarse al detalle con solo clicar en claveriaservicios.com, creemos que resulta más interesante indagar en cómo ha llegado hasta aquí un hombre que, tras ejercer de soldador en su primera juventud y pasar unos meses en el paro, decidió gastar el equivalente en pesetas a algo menos de 4.000 euros para adquirir el ya mentado Ebro.

Grúas Clavería Servicios 2015

“Los años que siguieron a 1983 fueron malísimos –recuerda Luis–. No había ni una obra entera en Binéfar; tan solo remiendos en baños, cocinas y habitaciones. Menos mal que vivía aún en casa de mis padres y me pude permitir el tener una paciencia que, ciertamente, a partir de 1987 obtuvo su premio, pues el sector de la construcción mejoró notablemente.

Grúas Clavería Servicios 2015

Mi hermano entró conmigo en la empresa con otro Ebro de segunda mano, aunque no como socio –ríe abiertamente–, porque es más listo que yo y no quiso complicarse la vida. Tras mi hermano entró otro chófer con un Pegaso y ya fuimos especializándonos en grúas, un ámbito que te da un valor añadido mayor que el del transporte general, sobre todo si alquilas maquinaria, que es un toma y daca con márgenes sujetos a pocos vaivenes.

Grúas Clavería Servicios 2015

Tanto fue así –concluye el binefarense–, que llegamos a ser en aquel entonces la 7ª empresa de Europa en el campo del alquiler de maquinaria, con nueve delegaciones repartidas por España y unos 250 trabajadores.»

Viraje en 2007
Tras una veintena de años creciendo exponencialmente, Luis Clavería decidió venderlo todo a una gran firma del sector del alquiler de maquinaria.

Grúas Clavería Servicios 2015

La gran depresión económica española, esa que los historiadores empiezan ya a redondear entre los años 2008 y 2014, aún no había asomado la patita, así que bien puede decirse que nuestro protagonista acertó de pleno con la operación.

Fue precisamente en 2015 cuando Luis decidió volver a la carga en este sector creando la actual Clavería Servicios 2015 y adquiriendo para ello una gran partida de camiones grúa y demás maquinaria de excavación.

Era como una gran segunda oportunidad, pero la experiencia adquirida en aquella etapa de veinte años en el sector le fue de mucho valor para saber dónde quería repetir hoja de ruta y dónde no.

Grúas Clavería Servicios 2015

“Es como cuando alguien te dice que quiere revivir algo anterior, pero con la experiencia que tiene ahora –reflexiona Luis–. Algo así me pasó a mí, porque me tomé la libertad de elegir aquellas ramas del alquiler de maquinaria en las que me quería meter y esas otras en las que no.

Por ejemplo, los grandes andamios en iglesias o los encofrados de techo para vivienda considero que son un nido de problemas, tanto por la seguridad como por los centenares de piezas con las que se trabaja.

Alquilar sin embargo carretillas, miniexcavadoras y plataformas elevadoras o giratorias es bien sencillo: el cliente te lo pide y tú lo cargas en el camión. Cuando te lo devuelven –concluye–, lavas y engrasas todo como es debido y listos para la próxima”.

Grúas Clavería Servicios 2015

El parque de Clavería Servicios 2015 está formado por una treintena de camiones, de la marca Renault en su práctica totalidad. La maquinaria bascula entre lo nuevo y lo seminuevo, algo que, cuentas aparte, el cliente acostumbra a tener muy en consideración.

Sus dos impactantes grúas hidráulicas articuladas Palfinger PK 165.002 TEC 7 es lo primero que llama la atención, pues unidades de tal calibre pueden contarse en España con los dedos de una mano.

Pero en materia de giratorias, mixtas, minis, góndolas, grúa motosierra, gabarras, telescópicas, camión-cesta, tijeras, bivalva acoplada en grúa, contenedores de escombros, casas móviles, dumper y toda maquinaria de construcción e industrial, con operario incluido, la oferta es poderosa en cualquier formato.

La ilusión de Luis Clavería por seguir contratando personal y sumar delegaciones a las ya establecidas en Huesca es en realidad solo el condimento del primero de sus anhelos: que su hijo Carlos coja el testigo cuando llegue el momento.

“Tenerle trabajando conmigo –le cede la palabra el yo empresario al yo padre– es mi mayor aliciente y el que me hace seguir levantándome cada día con ganas de crecer profesionalmente”.