Soy camionera: Ana Mesa Salvador, el valor de la recompensa