PUBLICIDAD Billboard

Año de celebración para el Grupo Mazo: cuatro generaciones mediante

Mazo es viga maestra y apellido cabal en un mundo del transporte donde para hacer del crecimiento un hábito no hay más secreto que el de tener siempre retos nuevos que proyectar.

La senda, el ingenio y la motivación es el único itinerario posible para entender como de aquel José Mazo nacido en 1903, que de un carro pasó a un camioncito Opel y luego a un Chevrolet de gasógeno, y cofundó en los años cuarenta y cincuenta las empresas Transportes Alzira y Transportes Mazo; hayamos pasado hoy a hablar de una empresa con cerca de 600 empleados, 360 tractoras y 900 semirremolques que trazan en azul líneas en el mar y en el asfalto.

PUBLICIDAD Content_1

Echado ya por José ese firme cimiento con vocación at eternum, fueron sus cuatro hijos, Pepe, Bernardo, Antonio y Paco (estos dos últimos ya fallecidos) los que decidieron en 1972 emancipar definitivamente su patronímico bajo la denominación de Transportes Mazo Hermanos, S.A.

Este año, la entidad celebra su 50 aniversario como gran referente del sector del transporte frigorífico y top ten de las empresas logísticas de España, con más de 700 clientes y una cuantía de casi 200 cargas completas al día por nuestro país (en Canarias lideran el volumen de envíos), Europa y el norte de África.

“El que nuestra sede central se encuentre en Alzira nos otorga una gran ventaja estratégica, por estar en el epicentro del arco mediterráneo, cerca de grandes extensiones hortofrutícolas bien comunicadas por carretera, y con el puerto de Valencia a poca distancia”. Quien dirige a los lectores de Solo Camión estas palabras es Toni Mazo, responsable de comunicación del grupo, a la vez que nos guía en un largo paseo por la sede valenciana.

PUBLICIDAD Content_2

La delegación de más relevancia para el Grupo Mazo es la ubicada en el puerto de Cádiz, dada la trascendencia que tiene su ubicación a la hora de tejer el tráfico con Canarias, Marruecos y Argelia (desde los cercanos puertos de Algeciras, Huelva o Sevilla, además del mencionado en Cádiz), que supone más de un 40 % de sus operaciones.

PUBLICIDAD Content_3

En las instalaciones de esta provincia andaluza se coordina un amplia zona con taller, oficinas, muelles, túneles de lavado, estación de servicio y grandes cámaras frigoríficas para organizar la distribución directa con el usuario.

La intermodalidad es de hecho el modelo de negocio por el que Mazo viene apostando desde hace más de tres décadas, ensamblando carretera, ferrocarril y transporte marítimo, con más de un centenar de embarques diarios.

Por lo que respecta a la Unión Europea, Gran Bretaña, Francia, Benelux y Alemania son los principales destinos de las unidades frigoríficas cargadas con fruta, hortaliza, cárnicos, lácteos, pescado, flores, plantas, productos de panadería y pastelería, etc. “En nuestras unidades – continúa el responsable de comunicación –, los equipos de frío se monitorean por control remoto.

PUBLICIDAD Content_4

Contamos con vehículos multitemperatura, que permiten combinar distintas gradaciones en un mismo semirremolque, y el sistema GPS integrado en toda la flota nos permite ir verificando los pormenores de cada unidad”.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

El que las cabezas tractoras se renueven cada tres años y los semirremolques cada cinco son referencias que, de por sí, marcan un rumbo que invita al éxito. Los centenares de clientes del Grupo Mazo valoran como un gran plus su servicio non stop de camiones de dos conductores para el transporte urgente de mercancías.

“En nuestra plantilla – Toni denota aquí un gesto de satisfacción– contamos con cerca de 100 parejas, mayoritariamente matrimonios, además de con otros vínculos familiares, que hacen que nuestros camiones puedan circular 18 horas sin parar.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Si llega a nosotros el currículum de un emparejamiento transportista, es casi seguro que el puesto lo tiene asegurado. Cuidamos a nuestros trabajadores, que valoran –se sincera nuestro protagonista– el cobrar bien, igualitariamente y al día, conduciendo camiones prácticamente nuevos. Somos estrictos con las horas de conducción y descanso, pero flexibles en aspectos concretos de la conciliación familiar”.

Desde este control de avituallamiento emocional que supone el quincuagésimo aniversario del Grupo Mazo se atisba un horizonte en progresión que pronto va a materializarse en 102.000 metros cuadrados de nuevas instalaciones en Alzira.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

“Esperamos pasar de 2 a 6 carriles de repostaje, y de 8 a 30 muelles de carga y descarga. Hemos proyectado un parking –concluye Toni– con una extensa zona destinada a conectar a la red eléctrica los camiones cargados o preenfriados, y con capacidad para acoger cómodamente 200 tractoras y 300 semirremolques».

El paseo por este gigante de la logística es un bancal de familiares de tercera generación de la familia, que ocupan variados puestos de responsabilidad. José Ramón, Francisco, David, Rosa Elena, Damián, Santiago, Bernardo o el propio Toni tienen en común, además de su primer apellido, continuar con mimo, lealtad y nervio un legado para cuyo comienzo hemos de remontarnos tal vez a 1917, cuando un José Mazo de 14 años tiraba con su tío de un carro lleno de productos de la tierra, desde Jumilla hasta Alhama de Almería, 15 días de ida y 15 de vuelta.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Al otro extremo genealógico tenemos al joven Pablo Mazo, en este caso cuarta generación de la leyenda familiar y adjunto al controller financiero de la empresa. Él es hoy el más reciente eslabón de esa cadena que su bisabuelo comenzó a fraguar.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1