PUBLICIDAD Billboard

Alvatrans: fieles a un estilo

Pedro Álvarez ha trabajado siempre con una devoción especial hacia su familia. Sigue la tradición que marcó su padre, Sebastián, fundador de la empresa hace más de cincuenta años, y lo hace tanto en lo profesional —siempre Volvo, siempre relucientes— como en lo sentimental: su madre, Angelines, luce en la visera de cada uno de los vehículos de la flota de Alvatrans.

PUBLICIDAD Content_1

Los Volvo FH de Alvatrans son conocidos en toda Madrid. Es cierto que el americano que maneja Pedro hace que el nombre de la empresa no pase desapercibido; pero es que el resto de la flota no desmerece la reputación que se han ganado después de más de cinco décadas de transporte.

alvatrans

 

PUBLICIDAD Content_2

Todos y cada uno de los 23 FH que conforman la flota de Alvatrans lucen de manera especial: faros de largo alcance, luces laterales, llantas cromadas… y un aspecto pulcro y cuidado que es ya un distintivo de la firma. “Es cierto que no todo el mundo le da importancia a estos detalles”, dice Pedro mientras paseamos frente a sus camiones en la campa de Vicálvaro donde los aparcan. Pero a mí me gusta que camiones y remolques luzcan y a mis conductores también”. Es viernes y, uno a uno, van llegando los vehículos después de una semana de ruta. Los chóferes aparcan y limpian el camión. Lo dejan listo para volver a salir el lunes.

La actividad de Alvatrans continúa la línea que inició Sebastián Álvarez en los años setenta del siglo pasado. El patriarca comenzó con un Pegaso basculante haciendo áridos por Madrid capital. Pedro no tardó en subirse –a los 17– y ya con carnet empezó a trabajar con un F12 haciendo Madrid, primero, y más tarde, nacional. Hoy en día siguen con las bañeras: áridos, abonos, vidrio, cereal, etc., y una parte más pequeña la dedican a trabajar con portacontenedores y tauliner.

alvatrans

PUBLICIDAD Content_3

“Trabajamos para un cliente muy grande aquí en Madrid, una planta de hormigón, desde hace más de cuarenta años”, cuenta Pedro. “Tenemos diez camiones fijos para ellos y luego, el resto, me gusta distribuirlos en varias actividades: tres vehículos con una agencia alicantina, tres con otra de Guadalajara, dos tauliners con una cooperativa para sur de Francia y los portacontenedores para otra empresa con la que hacemos Madrid-Valencia”.

De la mano de Volvo

La flota se renueva paulatinamente: los Volvo nuevos se ponen a hacer ruta nacional y los antiguos –actualmente diez vehículos– pasan a trabajar en Madrid, donde terminan su vida útil. El más antiguo es un FH de 2009. Pedro dirige las operaciones junto con su mujer, Merce, y trabaja sin alejarse mucho. “De vez en cuando me escapo”, dice sonriendo. “Pero cada vez menos. No puedo ausentarme mucho. Si quieres estar a cargo del negocio, no queda otra que estar cerca”.

alvatrans

PUBLICIDAD Content_4

Esa devoción por el trabajo, el piel con piel con el negocio, se extiende por toda la familia: Merce, como hemos dicho, se encarga de la administración; Pedro maneja y atiende llamadas; y Sebastián y Angelines, los padres de Pedro, también se acercan a la vera de los camiones durante el fin de semana.

“Mi padre se encarga los sábados de cocinarnos panceta y morcilla mientras hacemos las reparaciones”, explica Pedro con orgullo. Angelines sigue también al pie del cañón y muy presente en la visera de los vehículos, un clásico de Alvatrans. Y luego está la benjamina, Paula, una enamorada de los camiones y quién sabe si futura transportista. “Como camionera no me gustaría”, reconoce nuestro entrevistado. “Es un mundo complicado para una mujer, pero sí querría que siguiera con la empresa, que la dirigiera en el futuro”.

alvatrans

Mientras charlamos se forman corrillos de conductores a la sombra de las cabinas recién limpiadas. Brillan los cromados a la luz aún poderosa de un sol que empieza a caer y cuyos rayos resaltan la belleza de una flota que rebosa potencia. “Cargamos 41 toneladas y la potencia es importante. No me voy a un 700 CV porque vale mucho y gasta mucho gasoil, pero intento comprar 500 o 540, que el vehículo vaya un poco sobrado de potencia, aunque penalice un poco el consumo”.

alvatrans

Otro aspecto que Pedro tiene en cuenta a la hora de renovar flota es la comodidad del chófer y la estética. “En este sector no se suele cuidar mucho al trabajador, pero a mí me gusta que estén bien equipados por dentro, que haya comodidad y que luzcan por fuera, desde microondas o televisión hasta pintura metalizada, faros de largo alcance, trompetas y llantas de aluminio”. Un gozo estético que no hace sino remarcar una de las señas de identidad de la empresa: ser fieles a un estilo.

 

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1