PUBLICIDAD Billboard

Renault Midlum, un bicéfalo para el desierto

En las piedras, la tierra y la fina arena del desierto está el hábitat de este poderoso todoterreno. Cada una de las decenas de modificaciones a las que ha sido sometido el Renault Midlum original van en la misma dirección: soportar con solvencia las inclemencias de una travesía larga por el norte de África, dunas incluidas.

Y es que la idea original de Manuel Torruella y Pepo Martínez –los integrantes del laboratorio de ingeniería Franz D. Copenhague– era construir un camión 4×4 robusto, con consumos ajustados y suficientemente cómodo y espacioso como para poder transportar, por ejemplo, a un equipo de prensa de hasta siete personas.

PUBLICIDAD Content_1

O a un grupo de excursionistas ávidos de aventuras de arena y palmeral o con fines más altruistas.

renault, midlum, bicab

Así es como vende la idea Manuel Torruella mientras aspira la enésima calada de su puro. La alma máter de la empresa Franz D. Copenhague disfruta de su jubilación practicando un hedonismo desenfadado.

PUBLICIDAD Content_2

Lleva años dedicado al mundo del motor (coches, motos, camiones…) y sigue fiel a su pasión con la ilusión de un niño; de ahí que la compañía se llame como el mítico inventor del TBO.

Desde hace años, en sus instalaciones de Cardedeu –a 50 km de Barcelona– diseñan y construyen vehículos para diferentes aplicaciones. Basta una idea, por descabellada que parezca, para que el dúo Torruella-Pepo se ponga manos a la obra y saque adelante el proyecto.

“Yo me encargo más de la parte comercial”, nos explica el fundador de la empresa. “Pepo es el coco”.

PUBLICIDAD Content_3

Nos encontramos al fiel escudero pegado a la pantalla de un ordenador portátil trazando líneas, calculando soldaduras, pesos y distancias. También veterano en el mundo del motor (ingeniero de Bultaco, Ossa…), Pepo Martínez es el cerebro que ha dado forma al Midlum Bicéfalo.

Tras varios años de trabajo e intensas jornadas a un palmo y medio del cristal líquido del ordenador, el resultado ha sido éste. Y Manuel y Pepo están más que satisfechos.

 Puesta a punto

PUBLICIDAD Content_4

Pese a que la idea era aprovechar el próximo Lisboa-Dakar para foguear al Midlum en tierra africana, los últimos ajustes del vehículo se han alargado más de la cuenta y habrá que esperar más adelante. La parte mecánica ha sido testada en terrenos irregulares y muy pedregosos. Potencia y robustez destacan entre sus cualidades.

Estamos ante un coloso todoterreno de garantías: gomas como garras; motor DXi5 de 4,8 litros y 230 CV; sistema de hinchado y deshinchado en cabina; bloqueo de diferencial delantero, trasero y central; cambio manual de 6 velocidades con reductora, amortiguadores regulados y chasis reforzado. El Midlum no deja lugar a la duda. Está preparado para surcar el desierto.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Nos subimos a la cabina delantera y nos encontramos con un espacio muy amplio, con capacidad para seis pasajeros. El vehículo se comporta con soltura mientras recorremos una senda de piedra y barro.

Su dimensión compacta hace que el camión se mueva ágilmente por caminos estrechos y sortee obstáculos sin mayores dificultades. Un lujo cuando por delante sólo hay kilómetros y kilómetros de arena.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Torruella está satisfecho con la fiabilidad que ofrece su criatura, pero, sobre todo, con los consumos. Uno de los problemas del Dakar es que sobre arena los camiones consumen una media de un litro por kilómetro. Con éste, la autonomía es de unos mil kilómetros”.

renault, midlum, bicab

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

La organización del rally africano ya les ha confirmado la homologación para que pueda viajar con seis pasajeros.

Ahora sólo queda acelerar el trabajo de diseño del interior de la segunda cabina y añadir los complementos que el cliente desee. “Andamos con un motor de 230 CV pero tenemos la posibilidad de montar uno de menor potencia”.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Aparte de las modificaciones imprescindibles para ganar robustez y solvencia en el desierto –la base del vehículo–, Franz D. Copenhague se adapta a las necesidades de los usuarios habilitando compartimentos para almacenar neumáticos e incluyendo grupos electrógenos, cabrestantes…

En la parte trasera, las posibilidades se disparan. Desde literas, butacas, neveras y televisión hasta bancadas plegables con mesa de trabajo, satélite y conexión a Internet.

Todo lo necesario, por ejemplo, para que un equipo de prensa pueda seguir la carrera y mandar el trabajo al final del día con una total autonomía y la máxima comodidad (con permiso del Sahara).

“Podemos hacer lo mismo con cualquier modelo de vehículo”, asegura Torruella. “Nos hemos decidido por un Midlum, primero, porque la relación calidad-pecio es muy buena, y, segundo, porque el servicio de asistencia Renault en el norte de África es de los mejores”.

Algunos antecedentes

Por llamativa que sea, la idea de acoplar una segunda cabina en la parte trasera de un camión no es nueva. De hecho, Franz D. Copenhague colaboró en la producción de otro Renault bicéfalo que actualmente trabaja como vehículo de emergencia en el túnel de Montblanc.

“En estos momentos tenemos entre manos un proyecto para montar un camión de emergencia en un túnel español.

La novedad es que tendrá dirección tanto delantera como trasera, para evitar tener que hacer maniobras de giro en el interior de la galería”.

renault, midlum, bicab

Otro bicéfalo que en su día llamó la atención fue el DAF dakariano del holandés Jan de Rooy. De hecho, como el mismo Torruella reconoce, la opción de colocar una segunda cabina es, sobre todo, una forma llamativa de hacer publicidad.

De Rooy lo hizo; ¿cómo no lo iba a hacer el doctor Franz D. Copenhague? A la espera de que la cabina trasera sea vestida y tapizada, el Renault Midlum sigue haciendo kilómetros de prueba (ahora se trabaja con la reducción de ruidos en el interior).

Poco después llegará el momento de dar el salto y pisar, por fin, su hábitat, el desierto, donde la criatura demostrará todo su poder.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1