PUBLICIDAD Billboard

Redur, una empresa familiar ejemplar

Lo que el camión ha unido que no lo separe el hombre. Viendo a un matrimonio tan compenetrado como el que forman Ángel Lozano y Ángela Vázquez, que no sólo comparten lo celestial de sus nombres sino también el rectorado de Redur, uno también siente la tentación de abandonar su trabajo, por seguro que sea, y lanzarse a un proyecto así con su propia pareja. ¿A qué transportista no le gustaría el poder echar más horas con su mujer y dirigir entre ambos una empresa que, además, está vinculada al transporte? Que salga y levante la mano.Redur

Desde luego es poco habitual ver, y más en un sector tan masculino como éste, una dupla semejante. Un especial maridaje se ha tenido que dar para crear de la nada uno de los operadores logísticos referentes en España.

PUBLICIDAD Content_1

Por un lado, un hombre que en poco más de seis años compró tres camiones y, tras trabajar para otros, se aventuró a levantar en 1973 una pequeña empresa de transportes con un solo trabajador, origen del actual Redur. Y, por otro, una mujer que, contraviniendo la costumbre de la época, logró ascender hasta jefa de ventas de una gran empresa de construcción zaragozana con nada menos que siete personas a su cargo.

De la unión de estos dos espíritus hacendosos sólo podía salir algo bueno, como así resultó. “Fue idea de Ángel; sin darnos cuenta él se dedicó más a los almacenes y a lo comercial y yo asumí toda la administración, hacía los diseños de los catálogos, me ocupaba de las tarifas…”, rememora su esposa.

RedurHasta que un día el entorno maño se les hizo demasiado “pequeñico” y montaron una delegación en Madrid que terminaría convirtiéndose en la mole que es hoy. ¿Quién le iba a decir a esa parejita que daba sus primeros e interminables paseos de novios en un Barreiros Saeta, el primer camión del señor Lozano, que años más tarde serían capaces de abrir el mayor centro logístico privado de España, con una superficie de 415.000 m2 y a sólo 25 km de la capital?

PUBLICIDAD Content_2

Seguramente ni ellos mismos se lo esperaban, aunque, por ciertas experiencias, como aquel accidentado debut con el Barreiros, que por un reventón en el motor le dejó a Ángel tirado en el puerto de Torrelapaja y le obligó a pedir ayuda para transportar unos cerdos, sí intuirían que, para conseguir cualquier sueño, hacía falta algo más que cerrar los ojos. “¿Qué aprendí?”, se pregunta y responde el propio Ángel, “que tenía que moverme por mi cuenta y buscarme la vida más todavía”.

De esta forma, sacando una enseñanza de lo positivo y sobre todo de lo negativo, este dúo de ángeles ha ido cincelando poco a poco, y desde unos años a esta parte, con la ayuda de sus hijos Raúl y Alberto, una empresa a la que se hace un tanto extraño llamar familiar.Redur

Sólo hay que detenerse en lo siguiente: 53 delegaciones en España y Portugal, más de 1.500 trabajadores y clientes del sector automoción como DAF, Suzuki, Mitsubishi, Honda o Porsche, potenciando la diversificación en otros sectores como el farmacéutico, con empresas como 3M, Alter, Farmaverix, y accediendo al e-comerce internacional. Ahora bien, y aunque las cifras y letras puedan marear, Redur no ha perdido la humildad típica de los negocios de toda la vida. La dirección de la empresa siempre está muy en contacto con el personal, paseando por las naves, preguntando a la gente, da igual que seas encargado, mozo o conductor”, nos cuenta Michel, el jefe de tráfico.

PUBLICIDAD Content_3

El tiempo es oro

Pero posiblemente el valor de la empresa más determinante, y el que explica que haya cogido peso, es el compromiso que desde siempre ha tenido con el cliente, premisa que le ha llevado a acaparar una flota de más de mil vehículos entre ligeros y pesados (de los cuales el 20 % son propios), para poder dar un servicio de precisión. Algo que, por ejemplo, ha posibilitado el liderazgo de Redur en el transporte de recambios.Redur

“Para los clientes no sólo es importante la hora de entrega -en Redur, aseguran, pasan menos de 12 horas entre que les hacen los pedidos y entregan las piezas-, sino también que puedan realizar encargos hasta última hora de la tarde. Hasta las 20 horas estamos recibiendo pedidos y al día siguiente, antes de las 8, los dejamos en el destino”, nos explica Alberto Lozano.

PUBLICIDAD Content_4

“Lo que damos es calidad a un justo precio. ¿Y qué significa calidad? Tiempo de entrega e información. En este aspecto, cabe destacar, el desarrollo de Redur cuenta con un cuadro de mando integral, que le permite no sólo conocer a tiempo real los datos, sino ponerlos a disposición y compartirlos con sus clientes. Y actualmente están inmersos en la introducción de las PDA on line, lo que supone un enorme avance en la comunicación de datos con los clientes”. Y añade Ángel, siempre atento a lo que dice su hijo: “Y lo que el cliente dice que es calidad”.

Incluso ahora tienen sobre la mesa la posibilidad de suministrar repuestos los sábados a aquellos talleres que realicen mantenimientos. En ese empeño por adaptarse a las necesidades del cliente, la integración de servicios es la otra gran baza con la que Redur pretende diferenciarse. Tener, en suma, todo centralizado.Redur

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

“Para que el cliente no tenga que recurrir a tres proveedores”, justifica el mayor de los sucesores, “sino que con uno solo pueda adquirir un amplio rango de productos: cargas completas, paquetería, ADR, entrega con fecha concertada, entrega a particulares, seguimiento total de la mercancía por Internet o almacenamiento logístico”.

Para que la maquinaría funcione como un reloj, y los clientes obtengan la mejor capacidad de respuesta, los últimos esfuerzos se están centrando en la formación en conducción eficiente y el control, a través de GPS, de todas las expediciones con el fin de optimizar las rutas por carretera. “Ha habido vehículos que estaban en torno a 37 litros, y ahora han bajado a 30-31 litros. Los conductores han sido proactivos con el tema del ahorro y nos decían, oye, ¿a cómo me está saliendo la semana?”, relata Michel.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Al fin y al cabo, casi todo descansa en el componente humano, al que hay que saber tratar con amor, como no se cansa de repetir Ángel Lozano.Hay dos cosas importantes: el cliente, que es el último dueño de la empresa, y luego las personas que trabajan en ella, que sean capaces de dar el mejor servicio al cliente. Ésa es la filosofía de nuestra empresa”.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1

4 comentarios en «Redur, una empresa familiar ejemplar»

  1. Redur es la peor empresa de transportes con la que he tenido el disguto de trabajar. Nunca me han entragado un paquete en tiempo y forma y me han perdido varios de los que no se hacen responsables. El servicio de atención al cliente es prepotente y maleducado. Huyo como desesperado de las empresas que trabajan con REDUR.

Los comentarios están cerrados.