fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

Para gustos camiones, los clásicos de Transportes Santiago

Un museo del color y el gusto exquisito por los clásicos aparece y desaparece de vez en cuando en un margen de la A-31, a la altura de la Roda (Albacete). Avistarlo por azar produce un instantáneo cambio de secuencia en el parpadeo. Son reales. Es más, su dueño nos deja tocarlos.

Nos permite tocarlos y no solo eso, sino también olerlos, pasarles la mano por el lomo, escuchar lo que sus motores nos cuentan… o echarles alguna foto con nuestro móvil. No obstante, como hay tecnologías expertas en romper el hechizo de ciertos momentos, nuestro consejo es que si algún día el destino os lleva a ese punto misterioso y fascinante de la autovía Madrid-Alicante, olvidaos del celular y dejaos embaucar por las palabras de un inmenso Santiago Blasco, pata negra de nuestro oficio, con más de medio siglo de camión a la espalda, que no solo ha cultivado esta colección heterogénea y polícroma del vehículo clásico, sino que también gusta de compartir sabiduría (la suya y la de los demás) con su afinado y humilde tono de voz.

“Mi padre siempre está encantado de enseñar sus camiones y desentrañar las historias de cada uno. Él se ha dejado media vida en ellos. Después de trabajar se tiraba horas y horas restaurando este o el otro, sin mirar el reloj para nada. Cenaba y aún seguía dándole vueltas a los próximos pasos que seguir. Nunca fue para él una cuestión de dinero, sino de tiempo y placer. Como mi padre se siente rico de verdad es mimando sus camiones históricos y compartiéndolos con los demás”.

PUBLICIDAD Noticias Mega 2

Quien pronuncia estas palabras es Jesús Blasco, hijo mayor de nuestro protagonista, que, junto con su hermano Santiago, lleva la gerencia de la empresa Transportes Santiago Blasco, especializada en transporte internacional, que opera en rutas preferentes entre España, Portugal e Italia. Sus instalaciones albaceteñas aúnan 10.000 m2 para almacenajes y diversas soluciones logísticas, aunque es sim duda el espacio reservado a esta treintena de clásicos que hoy arropan las páginas de Solo Camión el que concentra su cosmos más elegante y atemporal.

Camiones Clásicos Transportes Santiago

PUBLICIDAD Noticias Mega 3

Quien busca, encuentra

Desguaces ubicados en una gran ciudad o la más ignota aldea han sido el vivero fundamental del que la familia Blasco se ha nutrido para conformar este sobresaliente arsenal clásico. Muchos camiones venían hechos un trapo, pero Santiago se las ingeniaba para ponerlos en marcha. En el mismo taller de Transportes Santiago Blasco en el que se mantiene la flota de la empresa, conformada por unos cuarenta tráilers, es donde se atienden también los camiones clásicos. “Mi padre le ha echado muchísimo tiempo a sus restaurados –es el orgulloso hijo quien de nuevo toma la palabra–, pero en las cosas que te generan placer e ilusión, lo que uno puede definir como trabajo adquiere otra dimensión. Él podía pasarse un sábado poniendo embellecedores a unos camiones y, cuando llegaba yo el lunes a la fábrica, realmente los vehículos parecían otros”.

Camiones Clásicos Transportes Santiago

Seguimos con el relato preciso de Jesús Blasco, porque, a sus 40 años, nadie como él, desde su infancia, se ha embriagado del crecimiento de esta colección de clásicos: “Es difícil hacerse una idea de cómo venían los camiones de la chatarrería. El modus operandi habitual era quitar el cárter, cambiar el aceite y mirar si algo estaba cogido. Aquel Pegaso –nos señala Jesús un cabezón blanco y verde– nos vino con todos los pistones agarrados. Como era imposible moverlos, mi padre dejaba sobre ellos un trapo con gasoil todas las noches para que se escurriera y soltara. Un buen día me dijo ‘ya han soltado’, y ahí está el camión a fecha de hoy. Cuando los tornos de las bielas venían rotos, se agenciaba algo parecido en una ferretería o donde hiciera falta. Mi padre siempre ha sido un mago para poner en marcha cualquier camión que pareciera ya caducado. Una vez que arrancaba, chapa, caja e interiores ya venían solos”.

Camiones Clásicos Transportes Santiago

Quizá lo que más llama la atención en un visionado reposado de esta colección es que prácticamente no hay dos marcas iguales, ni se calca una combinación de colores. Que de una treintena de clásicos se repitan apenas un par de Volvo y otro de Pegaso dice mucho del mimo de su dueño por cultivar la diversidad. Hasta el más longevo transportista puede encontrar en este rincón de La Roda el vehículo con el que fue marcando las primeras roderas de su vida profesional. “Hemos tenido aquí a hombres de más de 80 años que al ver algunos camiones se han puesto a llorar. Ellos se emocionan primero –concluye Jesús–, pero tú te acabas emocionando igual”.

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1