PUBLICIDAD

Mercedes-Benz Actros hormigonera, cemento en cuatro ejes

En esta edición, he optado por reconvertir un Mercedes-Benz Actros, que en origen era un camión de bomberos, en esta hormigonera.

El camión es un cuatro ejes 8×6, pero quería hacerlo de obras, y paso a contaros cómo lo he conseguido. En primer lugar, tal y como os imaginaréis, lo hemos desmontado por completo y estudiado detenidamente dónde colocaremos los nuevos elementos de esta nueva configuración que vamos a adoptar. Antes de continuar, y muchos os habréis dado cuenta, la matrícula no corresponde con la edad del camión, puesto que este trabajo lo realicé durante el confinamiento y el ordenador se estropeó, así que tuve que echar mano de una matrícula que no encaja, vayan mis disculpas por delante.

La cabina tiene unas barras antivuelco, pues se trataba de una versión de bomberos, como ya hemos dicho, y estas recorren el exterior de toda la cabina, así que para desmontarlas, despiezo la cabina por completo y las separo con la punta del estañador. Asimismo, desmonto todas las llantas, ruedas, también la caja de carga que lleva el Mercedes-Benz Actros original, y la guardo en el cajón de sastre para otra ocasión. Aunque le he cogido los faldones antilodo del segundo eje. Procedemos a pintar el chasis en un color gris oscuro.

Proceso peliagudo

Adaptar la cuba que teníamos no ha sido sencillo. Las hormigoneras de verdad, en versión cuatro ejes, son un poco más largas, y la que tengo es de un juguete que compré que hubiera encajado a la perfección con un tres ejes, así que para esta versión de nuestro Mercedes-Benz Actros me queda corta. No he tenido más remedio que prolongarla, tal y como os cuento en el “Más trucos” de esta misma edición.

Maqueta Mercedes-Benz Actros hormigonera

Después de este proceso de prolongación, paso a pintar el chasis de la hormigonera en un color verde y la cuba en color blanco.

A la cabina le hemos quitado todas las pegatinas del cuerpo de bomberos con la ayuda de un bastoncito de los oídos y un poco de acetona. A pesar de eso, no hemos querido pintar la cabina de otro color, pues ya nos gusta el rojo vivo y el techo blanco que incorpora. Para rematar la cabina pintamos el interior en color gris. Ahora es el turno de reposicionar todos los accesorios en el chasis, incluir la cosecha propia y, cuando quedemos satisfechos, pasar a otro trabajo.

Maqueta Mercedes-Benz Actros hormigonera

Más trucos

Para cortar la cuba y estirarla, la he cortado por el centro. Debemos ir con cuidado, porque, al ser redondo, por donde entras, debes salir; si no coincide el corte, se arruina la cuba. Para estirarla hace falta un cilindro. Al principio pensé en un tubo de fontanería, pero la pared del tubo es muy gorda y desproporciona la escala. Así que la he conseguido con la tapa del bote de la pintura. Es del diámetro exacto y, como es un tapón, tiene una pared finísima. Le he quitado la tapa, es decir, he dejado solo el cilindro, y lo he pegado para que quede con todos los contornos perfectos y no una cuba torcida.