fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

Los riesgos de un sector clave

No nos descubren absolutamente nada desde la comisión europea de transportes. Lo único que se les podría valorar es ponerles cifras a las estadísticas tras un estudio censal y, seguramente, un importante dineral invertido en recaudar los datos. El quid de la cuestión se puede resumir en que el sector del transporte por carretera es uno de los factores clave en toda Europa, en su desarrollo, en la actividad económica y en la creación de eso que llamaban hasta hace unos meses el bienestar social. Una cantinela que tal como están las cosas, con la que cae y con la que seguirá cayendo, parece que los políticos ya han desterrado.

Las cifras, sin ser del todo muy exactas, hablan de que entre 2009 y 2010 fueron empleadas directa e indirectamente más diez millones y medio de personas en la actividad del camión y lo que ello comporta. En ese plazo, la Unión Europea tenía censadas cerca de 600.000 empresas de transporte en los 27 países (UE-27). No vamos a adentrarnos en lo que esos números representan en miles de millones de valor bruto agregado. En esa UE-27, al parecer propiedad exclusiva de la furriela Merkel, el transporte de mercancías movió más de 3.831 millones de toneladas, un dato que se dice pronto pero que cuesta un tanto de asimilar. De esas cargas, el camión desplazó y entregó alrededor del 55 %. El resto fue transporte fluvial, marino, aéreo y, cómo no, el nefasto ferrocarril. Una competencia leal y descarada del camión promovida por todos los Gobiernos de la UE-27 y pagada con el dinero del contribuyente. ¿Cómo le contamos a un transportista que las está pasando canutas para llenar el depósito del camión que con sus impuestos le están creando una competencia intrusiva, invasiva y desleal que se llama tren? Pues eso es lo que hacen en cualquiera de los países. Luego nos contarán que ambos sistemas de transporte son complementarios. Sí, como la bola esa que sale del bombo.

La actividad del transporte como cualquier otra de la industria productiva o comercial baja en caída libre. Las ventas de camiones en Italia, España, Grecia y Portugal, por citar sólo a los que la führer nos tiene el dedo metido en el ojo, se hallan en lo más profundo del pozo, con un descenso del 37, 40, 49,4 y 54,2 %, respectivamente. Las empresas de transporte, las grandes, las pequeñas, las medianas, el autónomo, todas sin excepción, están haciendo juegos malabares para mantenerse a flote. Pero… ¿alguien se inmuta? ¿Para qué?, si el transportista continúa pagando sus arbitrarios impuestos. El precio del gasóleo también lo abona como les sale de la entrepierna a los gobernantes, y así, suma una y otra, pero al mismo tiempo calla. Hay algún que otro dato revelador de la situación real por la que atravesamos. En 2010, en esa soñada o esperpéntica UE-27 se concedieron 41.406 licencias para conducir camiones, unos números que contrastan notablemente con las 54.709 que se dieron en 2009, lo cual también es un indicativo importante del fiable termómetro que representa el sector del transporte por carretera. ¿Entonces, a qué esperan los momios de la estratosfera política para actuar y apoyar un sector sólido, básico y vital para el buen desarrollo de la sociedad actual?

PUBLICIDAD Noticias Mega 2

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1