fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Las camioneras toman el testigo en Barakaldo Truck Festival

Historias en Carretera, el podcast sobre el mundo del transporte de IVECO España, vuelve tras el descanso del verano con fuerza. El primer episodio se detiene en el País Vasco, concretamente en la localidad de Barakaldo. Del 2 al 4 de septiembre, el Club Camión Euskadi organizó la que ya es una de las fiestas marcadas en rojo en el calendario de cualquier amante de los camiones: el Barakaldo Truck Festival.

En esta edición del certamen, el protagonismo ha sido para las mujeres del sector, y es gracias a camioneras como Oti Cabadas, que ya pasó por los micrófonos de Historias en Carretera, o Ainhoa, una de las responsables del Club Camión Euskadi e invitada de honor en el capítulo de hoy.

PUBLICIDAD Content_1

Barakaldo Truck Festival: un punto de encuentro entre los camioneros de toda España
La historia del festival se remonta a 2019 en Soncillo, un pequeño pueblo en la provincia de Burgos. Tal y como cuenta Ainhoa, esta fue la localización elegida para hacer un pequeño encuentro entre amigos y sus camiones y, de forma involuntaria, el lugar en el que se comenzaría a cocinar la idea de organizar una concentración nacional de camioneros. La idea era sencilla: “Juntar a todas las camioneras, ya sean amigas o conocidas por las redes”, explica.

Tres años después, Ainhoa y sus compañeros del Club Camión Euskadi han ido dando forma a esta idea para que camioneras como Tamara y María José, las otras dos protagonistas del podcast de Historias en Carretera, puedan encontrarse para dar forma a una importante comunidad. Pocos oficios implican pasar tanto tiempo en soledad como el de ser camionero, por lo que estas citas se convierten en fundamentales para hacer amigos y fomentar ese espíritu solidario que siempre ha caracterizado a los miembros de este sector.

Para Tamara, se convierten en el momento ideal para “crear vínculos con personas que no siempre puedes tener cerca de forma habitual, y es que conoces a un montón de gente que luego te encuentras en la carretera… Todo esto ayuda a que nos sintamos arropados”.

PUBLICIDAD Content_2

Este sentimiento es aún más importante para aquellos camioneros que deben hacer noche en la carretera y pasar largas jornadas al volante de su camión. Este es exactamente el caso de Tamara, y es que para ella un viaje es mucho más agradable cuando tiene a compañeros con los que poder comer o tomarse un café, y es que así “nuestra vida es menos dura”.

Tres historias con un mismo destino
Nuestras tres protagonistas tuvieron maneras muy distintas de llegar a la profesión que hoy en día les apasiona: conducir un camión. A Ainhoa le bastó con que su empresa le pagara el carnet de camión para embarcarse en una aventura que le ha llevado a recorrer miles de kilómetros al volante de su máquina.

El amor de Tamara por los camiones viene de casa, y es que su padre, que también era camionero, le subió a su camión cuando tan sólo tenía seis años. Tan sólo un viaje de 50 kilómetros fue necesario para tener claro su futuro, quería ser camionera.

PUBLICIDAD Content_3

María José se dio cuenta de su verdadera vocación cuando, en un viaje de trabajo con 17 años, vio a una chica conduciendo un tráiler. Desde ese momento, tuvo claro cuál era el camino que quería seguir. Cuatro años después, con tan sólo 21 años, su sueño se había hecho realidad.

Nuestras protagonistas transportan todos los días una amplia variedad de cargas. Sin embargo, cada una de ellas tiene predilección por algún tipo de mercancía. Ainhoa se decanta por el transporte especial, y es que está deseando ponerse al volante de uno de estos gigantes de la carretera capaces de cargar con bultos tan impresionantes como “una hélice de 80 metros”.

PUBLICIDAD Content_4

Ainhoa conduce un “tren de carretera con quinta rueda”, un camión con remolque que mide nada menos que 18,75 metros de longitud. Lejos de tener algún tipo de predilección por una carga en especial, está abierta a cualquier posibilidad: “basta con que me digan que no lo puedo hacer para que vaya de cabeza”, afirma entre risas.

María José acostumbraba a llevar remolque con lona, aunque los tres años que pasó trabajando en la construcción de un pantano en Extremadura le permitieron vivir la experiencia de transportar maquinaria de obra: “Me encantó llevar góndolas con maquinarias en lo alto, hormigoneras… Sin embargo, con la actual demanda de trabajo, he vuelto a la lona”, cuenta.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Una vida en la carretera
La vida de un camionero implica recorrer miles de kilómetros y, en consecuencia, conocer paisajes y lugares inhóspitos. Nuestras protagonistas tienen claros sus lugares favoritos: a María José le encantaba viajar por Italia, mientras que Ainhoa se decanta por la infinidad de los paisajes que ofrece Cantabria y se declara una enamorada de Potes y Reinosa. A Tamara le gustan los retos, y es que su zona favorita para conducir son las estrechas y complicadas carreteras del País Vasco, y es que como ella misma asegura: “lo paso mal, pero me encanta”.

La soledad y los tiempos de espera son dos de los grandes enemigos de cualquier camionero, por lo que la gestión de estos dos importantes factores es fundamental. Ainhoa lo lleva especialmente bien: “No me da tiempo a estar sola, porque yo conduzco y tengo que cargar los neumáticos, una tarea que me lleva tres horas y media y que me permite ahorrarme el gimnasio, así que no me aburro”.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Tamara da especial importancia a la comunicación con sus compañeras, y es que a pesar de que en la cabina del camión no lleva copiloto, siempre va acompañada: “Tengo una persona con la que hablo muchas horas al teléfono y que se dedica a lo mismo que yo, por lo que a veces tenemos llamadas de hasta 8 horas”. No sólo esto, sino que también aprovecha los ratos libres o las esperas para “leer, hacer punto o dar una vuelta”. Sin embargo, ella tiene claro cuál es su gran secreto en este aspecto, y es que se declara “fan acérrima de la soledad”.

María José apenas tiene que lidiar con este problema, y es que sus viajes nunca son de más de hora y media de duración. Sin embargo, también tiene herramientas en su camión para combatir el aburrimiento:Hablo con mis compañeras y tengo pesas en el camión para hacer un poco de deporte”.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Gracias a Historias en Carretera de Ainhoa, Tamara y María José, el podcast de IVECO España vuelve a mostrar una vez más la complicada y a la vez apasionante vida de los camioneros.

Puedes escuchar el programa en los siguientes enlaces de Ivoox, YouTube y Spotify.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11
PUBLICIDAD Mobile_Footer_1