Las autopistas del mar de Grimaldi, soltando amarras