Estapé, el campeador de Breda