PUBLICIDAD

El Kenworth de Paco, ‘El Colorines’

La prestancia de este Kenworth activa los más emocionantes conceptos truckeros que mece la imaginación, ligados aquí a un hombre que solo conoce una forma de andar por la vida: darlo todo.

Quien haya visto a Paco, el Colorines, ofreciendo auténtico espectáculo en pista, sabe de lo que estamos hablando cuando nos referimos a darlo todo.

De hecho, el camión Renault de carreras que este inmenso murciano ha paseado por Le Mans, Nogaro y los más importantes circuitos de España, fue adquirido, al igual que este Kenworth, poco antes de estrenarse el siglo XXI.

interior kenworth

Son muchas las veces que su camión de competición ha ido enganchado holgadamente a la góndola de este Ken, un camión americano de cuya existencia supo a instancias del Buitre Negro y su hijo, referentes de sobra conocidos en nuestro país dentro del mundillo de los Trucks USA.

kenworth

“En un viaje relámpago me fui con mi hija Vanessa a Holanda, donde lo estaban preparando. En cuanto lo vio, ya no cejó ella en su empeño por traerlo a casa. Por supuesto que me avine a sus deseos, que eran también los míos –sonríe Francisco–, pero di las indicaciones pertinentes para que desde Holanda viniera ya con los alerones, pilotos y demás accesorios que había planeado, pues era consciente de que, una vez en España, la posibilidad de ir añadiendo complementos tendería a complicarse”.

camión americano

Bien alojado en una nave de Cartagena, el Kenworth de Colorines proporciona mucho glamour en bodas, ceremonias y otros compromisos llamados a marcar un día en la memoria de quien lo solicita. No obstante, su tarjeta de transportes, operativa en todo momento, posibilita el que pueda trabajar en cualquier ámbito.

“La publicidad que proporciona es muy singular para una empresa –nos explica–, pero es obvio que no puedo ajustarme a un precio estándar, porque el gasto en gasoil y ruedas es mucho más alto que en un camión europeo convencional.

camión americano

Nos situamos en un promedio de 30 l, pero como provoques a la bestia y pases de los 100, pronto reclama un surtidor, pues el consumo puede dispararse hasta los 50 l. Eso sí, el disfrute es máximo y la respuesta, atómica. Da igual que sea subida o bajada”.

Para esfumar tentaciones, Francisco ha incorporado un limitador a 90 km/h; mientras que un permiso especial le permite arrastrar una góndola y alcanzar una longitud total de 22 metros.

José María Rosa, fiel compañero de circuitos y batallas de nuestro Colorines, no ha querido perderse el reportaje de Solo Camión a su amigo, y se ha prestado para la ocasión a ejercer de chófer para unas fotos en marcha.

Durante el trayecto, la fertilidad de su conversación es notoria: “Los motores de estos trucks van muy alargados de caja de cambios; lo ideal para una orografía llana en la que la limitación a 90 no existe. La homologación en longitud empieza a contar desde la 5ª rueda, de manera que la cabeza puede medir lo que sea.

En cuanto a lo que puede equipar un camión de estos en España –concluye José María–, la legislación tiende a ir abriendo la mano poco a poco, pero aún seguimos dependiendo demasiado de caer en gracia a la ITV de turno”.

Kenworth y Colorines se encontraron mutuamente. La naturaleza rutera nos regala prodigios así.

Nuestro protagonista

Para Paco, nacido en Murcia hace 58 años, la entrega ha de gozar del mismo rango en un circuito de carreras, como piloto del Team Colorines; en un movimiento de tierras, como propietario de su empresa Transportes Áridos y Excavaciones Los Belones; o en una concentración de trucks americanos, al volante de su excelso Kenworth.