Miguel González y su Buitre Negro; con identidad propia