PUBLICIDAD Billboard

El imponente International LoneStar de Mialanes

¿Pasar inadvertido en un área de servicio? Tarea más que difícil para Jean Louis Legrand, que no podría llevarla a cabo ni aun proponiéndoselo.

Al volante de uno de los dos únicos International LoneStar de Europa, este chófer de la empresa Mialanes, con sede en la pequeña población francesa de Vendargues, próxima a Montpellier, pasa a ser el centro de todas las miradas y envidiado por muchos en cuanto desciende de la gigantesca máquina americana.

PUBLICIDAD Content_1

“Éste es el regalo de mi jefe por 35 años como conductor y por mi dedicación a la empresa”, asegura Legrand. La compañía especializada en el transporte y manipulación de cemento cuenta con cinco factorías distribuidas por Francia.

LoneStarEn su caso, Legrand realiza a diario entre dos o tres viajes uniendo los puertos de Marsella y Arles con Montpellier, y aunque la cabina del LoneStar monta cama, sus recorridos suelen ser regionales y provinciales.

Ésta es una tractora excepcional, una manera de circular totalmente distinta a la del resto de los compañeros de profesión; queríamos salir de lo cotidiano”, confirma Jean Louis.

PUBLICIDAD Content_2

Pero éste no es el primer camión americano que conduce, pues ya pudimos verlo en la primera edición del Solo Camión Festival, en 2007, al volante de un Kenworth T800 Sleeper, y a pesar de que la empresa gala adquirió el International en marzo del pasado año, no llegó a este lado del charco hasta julio, así que Legrand no pudo exhibir el gigante en la última convocatoria de este certamen en La Jonquera el pasado año.

LoneStarViendo el resultado y el diseño de esta versión LoneStar comercializada desde 2008, pocos son los que se atreverían a asegurar que este vehículo está inspirado en la Serie D de 1939, una de aquellas míticas camionetas pick-up de morro descomunal.

Más de setenta años después, el LoneStar, el gran ruta de International, conserva aquel pronunciado morro de antaño y monta una espectacular parrilla de refrigeración del motor propia de aquella época combinada con unas molduras bien redondeadas.

PUBLICIDAD Content_3

Los más de cien años de experiencia en la fabricación de camiones con los que cuenta el constructor aderezan este modelo con modernas luces y exuberantes cromados que le confieren este aspecto que bien podría confundirse con el de un prototipo del camión del futuro.

Este modelo importado desde Canadá cuenta con un potente motor Cummins de 600 CV que cubica 19.000 c.c. y alcanza las exigencias medioambientales de la normativa Euro 5. Aunque la gama LoneStar dispone de dos propulsores más, uno de 450 CV y otro de 500 CV.

Además, hay una versión muy especial basada en esta Sleeper Cab, el LoneStar personalizado por el fabricante de motocicletas Harley-Davidson, que incluye varios logos en las llantas y luce el nombre del constructor en los laterales del frontal, donde ahora leemos “Cummins 600 CV”.

PUBLICIDAD Content_4

LoneStar

“Todo el equipamiento luminoso fue montado por el concesionario americano que vendió la unidad a través de la página www.americantrucks.com, donde también hemos adquirido algún que otro accesorio posteriormente; si no, lo pedimos directamente al site de Iowa 80.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Espero ir pronto a buscar mis propios accesorios, yo mismo, asistiendo a la próxima edición del salón de vehículos industriales, complementos y tuning de Louisville, en EE.UU.”, asegura Legrand conmovido por la emoción que le suscita viajar al país de origen de la máquina que conduce.

En la cabina siempre le acompaña su pequeño perro César, que no se pierde ni uno solo de los viajes de su amo. Y cuando las circunstancias lo permiten, Reine, compañera de Legrand, también se suma para compartir el placer de recorrer kilómetros a bordo de este camión americano.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

El gran habitáculo de esta versión Sleeper Cab cuenta con una amplia cama individual, e infinidad de cajones y armarios donde almacenar todo lo necesario, ropa, víveres y enseres, entre otros, para recorrer varios centenares de kilómetros sin tener que pasar por casa.

Jean Louis, transportista y apasionado de los camiones americanos, reconoce emplear mucho tiempo para que el camión ofrezca siempre este impecable aspecto.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

“En el mantenimiento regular suelo invertir una hora cada día, pero el sábado por la mañana le dedico entre cuatro y cinco horas, esponja en mano, con el posterior secado y, lo más laborioso, el cuidado del aspecto de los accesorios acabados en acero inoxidable, que son los que me llevan más tiempo”, afirma Legrand.

LoneStarSegún nos revela Jean Louis, la otra tractora International importada a Europa también se encuentra centralizada en Francia, pero no luce ni una tercera parte que la suya, puesto que ni cuenta con muchos de los accesorios que monta ésta ni la cuidan con el mismo esmero que él.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

¿Cómo se puede llevar un camión así y no mantenerlo en las mejores condiciones?«, se pregunta Jean Louis.

A la vista está que a Legrand no le gusta pasar inadvertido allá donde va, y aprovecha cualquier ocasión para dejarse ver con su tractora, que conduce desde hace apenas ocho meses y que cuida con gran cariño y dedicación para que siempre sea el centro de atención absoluto de cualquier parking europeo o concentración que se precie.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1