fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Dakar 2012: Por Argentina, Chile y Perú

Qué pensaría hoy Thierry Sabine, aquel visionario apasionado creador del París-Dakar en 1978, si viviese para ver su obra discurrir entre los territorios argentino, chileno y peruano, cruzando las sendas alpinas, los desiertos argentinos o los altiplanos del Perú. Seguramente pensaría que se había equivocado de registro.

DakarPero la historia comenzaba en 1977, cuando el joven Sabine participaba en moto en el rally Abidjan-Niza. En aquella ocasión se extravió durante dos días en el desierto del Teneré y fue rescatado de las arenas, que lo dejaron fascinado para siempre. Sin embargo, lejos de arrugarse, el piloto quiso compartir su fantástica experiencia con más gente. De vuelta a Francia se puso a trabajar en un recorrido que partiendo de París llegase a Dakar, pasando por Alger y Agadez. Así, concreta la carrera más famosa del mundo y que más participantes arrastra en cada edición. Paradójicamente, hasta su creador sería una víctima más de la dureza de la prueba, ya que Sabine pereció el 14 de enero de 1996 a bordo de un helicóptero de la organización mientras seguía su desarrollo. En el desierto del Teneré, que tanto lo fascinó, la aeronave se vio envuelta en una tormenta de arena y acabó estrellándose contra una gigantesca duna. Sus cenizas fueron esparcidas por la arena y su padre, Gilbert, tomó las riendas de la carrera.

PUBLICIDAD Content_1

Punto de inflexión

DakarEn 1978 se concreta la primera edición de la prueba, que arranca de la parisina plaza del Trocadero, donde se han reunido un total de 182 vehículos que parten para recorrer 10.000 km de un territorio y recorrido completamente desconocidos. Sólo saben que han de llegar a las costas de Dakar. Consiguen hacerlo 74 participantes, y el motorista Ciryl Neveu, a los mandos de una Yamaha 500, se convierte en el primer ganador de la prueba. A cada nueva cita que se celebra la lista de inscritos es cada vez mayor. En 1995, la prueba hace escala en Barcelona para continuar hasta Granada, donde embarcará toda la caravana, rumbo a Marruecos. El mayor espectáculo del mundo sigue celebrándose año tras año. Fiel a su cita va atrayendo a un mayor número de participantes en cada nueva línea de salida. Todo el proyecto y el rumbo de la carrera cambia de golpe en el año 2008, que será de inflexión. Unos días antes de que se celebrase la prueba aparecen muertos en Mauritania cuatro ciudadanos franceses y tres militares mauritanos. El Ministerio de Exteriores de Francia recomienda cancelar la prueba porque las autoridades francesas han descubierto serias amenazas que apuntan al rally como objetivo principal, por el gran eco mediático que supondría para los intereses de los fanáticos del kalashnikov y el cartucho de dinamita. Justo en la víspera de la salida, los participantes estaban concentrados en Lisboa, donde debían embarcar tras pasar las verificaciones. En ese instante, Étienne Lavigne anuncia la anulación de la edición 2008. Los inscritos encajan bien el golpe y aprueban perfectamente la decisión de los organizadores por los motivos de seguridad expuestos. Unos días más tarde, un atentado con víctimas en Nouakchott, capital de Mauritania, confirma los movimientos detectados por los servicios secretos franceses.

Cambio de rumbo

PUBLICIDAD Content_2

Desde entonces, la mayor prueba deportiva del mundo del motor cruzó el Atlántico y viene celebrándose por tierras argentinas y chilenas, a Dakarlas que este año se han sumado las de Perú. 2009 sería la primera cita disputada en Sudamérica, y serán 113 motards, 13 quads, 91 coches y 54 camiones entre los participantes en carrera y las asistencias los que lleguen a la meta, encumbrados por el éxito masivo y popular de que disfrutó la carrera en Argentina y Chile. En la segunda edición sudamericana, la del año 2010, sólo llegarían 28 camiones a Buenos Aires. Esto da una idea de lo complicado de un recorrido en el que incluso hubo que acortar más de una etapa. Eso no impidió a Vladimir Chagin llevar su Kamaz hasta la meta bonaerense en primera posición para igualar las seis victorias del checo Karel Loprais, con su espectacular Tatra.

En esta edición 2012 hay un total de 75 camiones inscritos, que se dieron cita el 23 de noviembre en el puerto normando de Le Havre. Allí embarcaron en un carguero un total de 680 vehículos entre motos, coches, camiones y toda la caravana de la organización. Algunas motocicletas de los equipos más punteros hacen el viaje hasta Buenos Aires en avión, ya que sus ingenieros y técnicos apuran hasta los últimos instantes para realizar las postreras modificaciones. La travesía en buque tardó 21 días antes de arribar a puerto en tierras argentinas.

Este año, sin el zar

PUBLICIDAD Content_3

El panorama en la categoría de camiones parece que ha cambiado radicalmente en esta edición de 2012. Para empezar no contaremos con la presencia de Vladimir Chagin a los mandos del imbatible Kamaz. Hace sólo un año que el equipo Kamaz celebraba en el podio de Buenos Aires su décima victoria. DakarEra también la séptima para Chagin, que establecía así un inusual récord entre los vehículos más pesados de la carrera. Por si eso no bastaba para desmoralizar a sus adversarios más próximos, la escuadra rusa alineaba cuatro camiones, cuatro Kamaz, en los cuatro primeros puestos de la clasificación general. Apenas tres semanas más tarde, Vladimir Chagin anunciaba su retirada para dedicarse en cuerpo y alma al equipo Kamaz como director, ya que ahora el team ruso mira hacia la cantera de jóvenes pilotos, que son los que deberán continuar con los éxitos de los camiones azules.

Era tal la aplastante superioridad de los Kamaz, que el piloto alemán Franz Echter, 5º clasificado en 2011 a los mandos de su MAN, declaraba un tanto apesadumbrado que sin ellos en carrera hubiese quedado 1º. Puede que con los reyes jubilados se perfile como un serio candidato a subirse a lo más alto del podio. Pero también puede que al fin la constancia y experiencia de Gerard de Rooy se vea recompensada, puesto que ha madurado de forma extraordinaria como piloto de camiones a los mandos de su Iveco. O también puede que le pasen factura las dos ediciones que ha permanecido ausente de la carrera. Ahora mismo, la situación es una difícil quiniela por resolver. Lo mismo sucede con Hans Stacey, vencedor en el Dakar 2007. Este año, el capitán del equipo holandés pilotará un Iveco Trakker Evolution II junto a sus inseparables Van Goor y Der Kinderen. Miki Biasion también reaparece en el Dakar. El incombustible rallyman conducirá un Trakker preparado en la propia fábrica de Iveco. Biasion, antes de embarcar el camión en Le Havre, venía de participar en un homenaje con el Trakker a su compañero, el piloto Attilio Bettega, muerto en Ajaccio en 1985, cuando el Lancia 037 que pilotaba se salió de la pista, durante aquella edición del rally de Córcega. ¿Quién nos dice que el simpático italiano no tiene también opciones?

DakarPero aquí tampoco debemos olvidarnos de nuestros compatriotas, Pep Vila y Moi Torrallardona, con los que compartirá baquet el holandés Peter van Eerd. Inscrito bajo los colores del Petronas Team, Vila consiguió una exquisita sexta posición en la edición anterior al volante de su Trakker, que este año ha evolucionado de forma espectacular, lo que abre nuevas posibilidades al catalán. También con un Iveco Trakker partirá de Mar del Plata el equipo hispano-francés capitaneado por Joseph Adua e integrado por los españoles Ferran Marco y Marc Torres. Los que tampoco faltarán a la cita son Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Fina Román, que pilotarán el MAN TGA 6×6 con los colores de KH7, encuadrados en el marco del equipo Epsilon, que celebra su 25 aniversario de participaciones consecutivas en el Dakar. Después de 20 participaciones en la mítica prueba, Juvanteny terminó la pasada edición como 1º en la categoría de camiones 6×6. La alineación de los españoles la completan Alberto Herrero y José Javier Paisán, sobre un Mercedes 18.44 AK con los colores de Epsilon. La tripulación hispano-andorrana, formada por Gabriel Ginesta, Enrique González y Óscar Matons, se pondrá a los mandos de un Kerax 420 DCi de la escuadra Sherpa Services. Alex Aguirregaviría, Jordi Comallonga y Gabriel Moiset conducirán un Mercedes del 4WD Jaton Racing. Todos ellos cruzarán el continente desde el Atlántico hasta el Pacífico para llegar hasta Lima, la capital del Perú, después de haber atravesado Argentina y Chile. Las espadas están alzadas.

PUBLICIDAD Content_4

 

Si quieres ver las imágenes relacionadas con este reportaje, haz clic en Galería de fotos.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8
PUBLICIDAD Mobile_Footer_1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.