Casintra, la batalla del día a día