fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Volvo Long Nose de Antonio Martínez, intenso y sin domar

El epíteto con el que se conoce el motor Cummins que propulsa esta perla azulona es “El de los dos millones de millas”. Su tecnología, junto con la inyección common rail HDI, cumple con creces los márgenes normativos en cuanto a emisiones y consumo. “No echa ni gotica de humo – afirma Antonio con orgullo –. Lo compré a un chaval, que a su vez lo había adquirido en EE.UU, pero le cambiamos la cara de arriba abajo”.

Volvo Long Nose

PUBLICIDAD Content_1

Entre los extras que nuestro protagonista tuvo a bien conceder a su Volvo está su decoración, llevada a cabo por un rotulista de la zona, que lo tuvo alrededor de una semana en el taller.

“Le dije que quería una gran imagen de la iglesia de San Pedro del Pinatar, que es el municipio en el que tiene la sede nuestra empresa. El pintor lo completó con un hermoso garrofero en otro lateral y demás representaciones propias de la región murciana”.

Algunas imágenes oníricas, de un azul en diferentes gamas de oscuro y cobalto, realzan el noble motivo principal, subrayado por cromados a todas las aturas, así como multitud de faros, luces de posición y guías, tanto en el exterior como el interior de la cabina.

PUBLICIDAD Content_2

Volvo Long Nose

“El camión es una maravilla – nos dice ahora su hijo, Javier García, de 41 años–. Prácticamente solo lo coge él para viajar por toda Europa, pero de vez en cuando tenemos también el gusto de llevarlo mi hermano y yo, o algún chófer veterano de confianza, sobre todo para lucirlo en eventos especiales, bodas u otros compromisos.

Su documentación se regla cada dos años, con un permiso especial para pasar los 16 m de largo, y sus reparaciones son las normales en un camión que ronda ya los 2 millones de kilómetros. Precisamente hace poco –concluye Javier– le cambiamos los inyectores, y es que al final es una máquina trabajando como cualquier otra”.

PUBLICIDAD Content_3

Volvo Long Nose

 

Javier y su hermano Antonio escoltan a su padre en la dirección de Interfrigo Vélez. Entre los miles de portes nacionales e internacionales de la empresa, el dueño de este Volvo sigue echando muchas noches en su truck, cuyas camas doblan en anchura a las literas de un camión europeo. A sus 67 años no le asoma intención alguna de bajarse del camión.

PUBLICIDAD Content_4

“María, mi mujer, me da el visto bueno. La verdad es que no sabría qué hacer fuera de este oficio. Todo esto lo empecé solo, con un camión de pescado, siendo prácticamente analfabeto, y con el tiempo me he hecho con un parque de unas 25 unidades, todas pagadas. Cuando no hay faena –razona nuestro protagonista– pongo algún camión a la sombra y descansa sin problemas.

Volvo Long Nose

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

El trabajo siempre acaba llegando. Tengo buenos chóferes, pero cuando se necesita a alguien nuevo en la empresa, el primer viaje siempre lo hace conmigo. A un camionero que no cuida el camión lo sé distinguir de inmediato”.

Antonio nos atiende con un semblante tranquilo, en un plano secuencia que inspira una gran confianza, junto a la cabrita que le proporciona su ración de leche diaria, el sombrero calado y un caliqueño enhebrado a sus labios.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Volvo Long Nose

Bajo ese aparente sosiego se guarece un hombre que sigue viviendo su oficio como un devenir de ahoras espontáneos. “Soy del momento. Esta misma semana he cambiado tres camiones. El futuro no me inquieta –concluye Antonio–. Templo siempre con lo que tengo, pero haciendo tratos me siento muy vivo.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

El camión de Antonio despierta fascinación por donde quiera que vaya, pero en lo que él entiende por una vida plena no figura el estar sujeto a un vehículo concreto, por muy singular que este sea.

Volvo Long Nose

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

“¿Venderlo? ¿Por qué no? ¿Quién te dice que en un almuerzo no llego a un acuerdo y me vengo andando a mi casa?”. Así es Antonio: profundo y sin domar, aunque de momento el azul de su Volvo Long Nose seguirá dibujando líneas en el mar rutero.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1