El Volvo F88 de Lorenzo Nieto, que vino del frío