VARTA se adapta a las exigencias de los vehículos industriales