PUBLICIDAD

Tecnología al servicio de la reducción de emisiones en las flotas

El 12 de diciembre de 2015, en el marco de la COP21, los líderes mundiales aprobaron en París un acuerdo histórico para frenar el cambio climático. Se comprometieron a mantener el incremento de la temperatura media del planeta muy por debajo de los 2ºC, y a trabajar para limitar ese aumento a los 1,5ºC.

Seis años después de la aprobación del Acuerdo de París, la acción climática se ha convertido en parte fundamental de los planes de recuperación tras la pandemia de COVID-19 y. durante la celebración de la COP26 en Glasgow (Reino Unido), las partes han revisado y evaluado su progreso en el cumplimiento de los objetivos iniciales.

Es necesario que todos los países se comprometan a alcanzar las emisiones netas nulas lo antes posible, realizando recortes significativos ya para 2030 y estableciendo marcos regulatorios orientados a crear entornos que fomenten las inversiones en soluciones climáticas en todos los sectores.

No obstante, las empresas también son agentes sociales imprescindibles para lograr una transformación hacia una sociedad baja en carbono y respetuosa con el cambio climático.

De hecho, son numerosas las empresas que cuentan con medidas y soluciones para para reducir el porcentaje de emisiones, pero son en especial las compañías de distribución y transporte las tienen una pesada carga que asumir.

continental

Sin ir más lejos, los últimos datos recogidos por el Ministerio de Transición Ecológica afirman que el transporte llegó a representar en 2020 el 27,7% de las emisiones de gases de efecto invernadero, siendo así el sector que más contribuye a las emisiones.

“El sector del transporte tiene la tarea de reducir significativamente sus emisiones de CO2 para 2030. Esto se puede conseguir mediante la reducción del consumo de combustible y las emisiones de CO2, los cuales se ven afectados por factores como el motor, la aerodinámica y la resistencia a la rodadura de los neumáticos en los vehículos comerciales”, explica Jorge Cajal, director de Comunicación de Continental Tires en España.

Por este motivo, la compañía ha trabajado para desarrollar soluciones digitales y tecnologías futuras que permiten desde el control de los neumáticos hasta la gestión integral de estas cubiertas, basadas en el monitoreo de neumáticos a través de aplicaciones, el mantenimiento predictivo, funciones a través sensores avanzados o el programa ContiConnect Live para el control de los neumáticos de forma remota.

Esta plataforma digital de monitorización de neumáticos utiliza Internet de las Cosas (IoT) para conectar flotas de vehículos comerciales con el fin de mejorar la seguridad vial y la eficiencia de los vehículos.

El resultado es que, al existir un control mucho más férreo sobre la presión de los neumáticos, si su uso se extendiese se lograría alcanzar una reducción considerable de emisiones de CO2, además de la mejora en términos de seguridad que va implícita por pasar de unos neumáticos con presiones incorrectas a unos con las presiones correspondientes.

Neumáticos optimizados para reducir emisiones

La resistencia a la rodadura de un neumático también puede afectar al consumo de combustible hasta en un 30%, lo que la convierte en una palanca crucial para los desarrolladores de neumáticos”, añade Jorge Cajal.

Por ello, Continental ha desarrollado un neumático optimizado para vehículos comerciales gracias a las últimas actualizaciones de su familia de neumáticos Conti EcoPlus, que se caracterizan por una nueva y significativa reducción de la resistencia a la rodadura gracias a un innovador compuesto de caucho.

De este modo, los neumáticos premium ayudan a reducir los costes de las flotas y las emisiones de CO2, sin comprometer el kilometraje y la durabilidad.

Asimismo, con el objetivo de aumentar la transparencia en el proceso de selección de neumáticos, Continental ofrece una calculadora de CO2 y de consumo de combustible basada en la herramienta de simulación VECTO.

Esto permite a los operadores de flotas calcular el grado en que pueden reducir las emisiones y el consumo de combustible eligiendo los neumáticos Continental adecuados. Y es que, “la interacción del perfil de la misión del neumático, la estructura, el nivel de presión y la resistencia a la rodadura marca una diferencia decisiva en la cantidad de combustible que consume una flota y en la cantidad que se puede ahorrar”, concluye Jorge Cajal.