El Scania R580 de Aurelien, cuestión de estilo