PUBLICIDAD Billboard

Porqué es ilegal deducir la bonificación del carburante del precio del transporte

En los últimos días hemos recogido la información de que algunas empresas cargadoras están intentando que  sus transportistas proveedores rebajen en el precio del transporte la bonificación de 20 céntimos por litro que aprobó el Gobierno a finales del pasado mes de marzo para compensar a los sectores económicos más afectados por el alza incontrolada de los precios de los carburantes.

En este sentido, Fenadismer recuerda que «la vigente Ley del contrato del transporte terrestre de mercancías establece la obligatoriedad de revisar el precio del transporte en función de la variación que experimente el precio del gasóleo desde que se contrató el transporte hasta que se preste el servicio del transporte, aplicando a tal efecto ‘los criterios que, en cada momento, tenga establecidos la Administración en las correspondientes condiciones generales de contratación del transporte de mercancías por carretera’, tomando para ello como referencia el “índice de variación del precio medio del gasóleo hecho público por la Administración”.

PUBLICIDAD Content_1

Dichos precios medios se refieren a los precios de venta del gasóleo de automoción en las estaciones de servicio, esto es, sin tener en cuenta la bonificación extraordinaria de los 20 céntimos, ya que dicha ayuda trata de paliar en el caso del sector del transporte por carretera la repercusión que está suponiendo los precios máximos en los que se encuentra el gasóleo de automoción.

Por lo que en consecuencia, no procede utilizar dicha bonificación minorando el precio de referencia del gasóleo al calcular los precios del transporte a percibir por los transportistas de sus clientes porque ello supondría una vulneración de lo previsto en la legislación vigente, lo que sería perseguible judicialmente.

De cara a una posible prórroga a partir del mes de julio, Fenadismer solicitará que dicha bonificación sea gestionada directamente por la Agencia Tributaria, aplicando un sistema de devolución mensual en base a los litros consumidos en el mes anterior, para evitar de este modo que pueda ser absorbida por las petroleras al aplicarla a sus clientes.

PUBLICIDAD Content_2

«Desde su aplicación el pasado mes de abril se ha constatado que en muchos casos se ha elevado artificialmente el precio de venta de los carburantes para que parte de los 20 céntimos no fueran trasladados al consumidor final», aseguran desde la federación.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1