fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

Mycsa Mulder y Co., distribuidor de trampillas Zepro

La alianza entre el distribuidor español Mycsa y el fabricante de trampillas elevadoras Zepro, de Suecia, se remonta al año 1983. José Pérez es el jefe de producto de Mycsa. Lo visitamos en las instalaciones de la empresa en Loeches, a las afueras de Madrid, donde esta empresa familiar —fundada por Hans Mulder en 1977 y hoy dirigida por su hijo OlafMycsa Zepro plataformastiene el taller, el espacio de logística y el equipo comercial (el cuartel general está en San Fernando de Henares). José nos habla de cómo el mercado ha evolucionado y de las claves para que Mycsa y Zepro hayan crecido a la par. “En 1983, las trampillas eran un producto todavía desconocido. En España se descargaba a mano, y las plataformas que existían eran caseras, hechas con cadenas y poleas, todo muy rudimentario”.

El caso es que la familia Mulder apostó de lleno por este producto y en 1983 se convirtió en distribuidor exclusivo de los productos Zepro en España. El sistema de elevación de trampilla electro-hidráulico supuso un cambio radical en el procedimiento de trabajo, y paulatinamente el producto fue ganando popularidad, aunque fue un proceso lento. “Teníamos un trato con la empresa que nos hacía a nosotros el transporte. Ellos tenían un vehículo con trampilla elevadora. Así que cada vez que queríamos enseñarle a un cliente cómo funcionaba el producto, teníamos que quedar, por un lado, con el chófer del camión y, por otro, con el cliente”, recuerda José.

Mycsa Zepro plataformasA mediados de los noventa se produce un boom de crecimiento que lleva a Mycsa a crecer en todos los aspectos: nuevas instalaciones, taller propio, más empleados y un volumen de trabajo que alcanza su pico en 2006, cuando la empresa vende 3.500 trampillas en un solo año. “La clave del éxito está en la continuidad de la relación, algo poco habitual –asegura José–. Además, la gente que trabaja aquí es gente con experiencia y muchos años, algo que tampoco es normal”. El producto sigue siendo, básicamente, lo que siempre ha sido: una plataforma móvil con sistema electro-hidráulico conectado a la batería del vehículo. Lo que sí ha cambiado es tanto los componentes hidráulicos y los motores como el material de las plataformas (soldaduras a láser, pinturas anticorrosivas, etc.). La gama ligera y pequeña está construida con aluminio, para aligerar pesos.

PUBLICIDAD Noticias Mega 2

En el taller de las instalaciones de Loeches, un equipo de cinco personas trabaja a diario en la diagnosis, reparación y montaje de plataformas. Aunque son herramientas con larga vida útil, “el mantenimiento es vital para que se alargue su uso”, apunta el jefe de producto. “La gente empieza a concienciarse de la necesidad de llevar las revisiones al día, pero hay Mycsa Zepro plataformasmuchos que no saben que una vez al año se ha de cambiar el aceite o engrasar la trampilla cada 2-3 meses. La vida de este producto es larga, pero bien mantenida”.

Hoy, Mycsa cuenta con una red de cincuenta talleres oficiales por toda España. En sus instalaciones se encargan, principalmente, del servicio para clientes con vehículo usado, “transportistas que ya tienen un vehículo y quieren instalarle una nueva trampilla o que ya tienen una montada y quieren que se la cambiemos al otro vehículo”. La gama de productos de Zepro para vehículos ligeros de distribución incluye abatibles enteros o de media puerta, con capacidades de carga a partir de 500 kg de peso.

PUBLICIDAD Noticias Mega 3

Además de la calidad de los productos, su manufactura y los acabados, Mycsa ofrece un servicio posventa personalizado. “Trabajamos con expertos que llevan muchos años con nosotros –explica José–. Son como doctores: escuchan cómo suena la trampilla y saben lo que le pasa”. La ecuación no falla: continuidad más experiencia, igual a éxito.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1