fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Los nuevos conductores titulados en Reino Unido deberán cumplir la formación exigida por normativa comunitaria

La situación de desabastecimiento vivida en el Reino Unido los últimos meses ha puesto de relieve el creciente problema de escasez de conductores profesionales que se produce en todos los países europeos. Para paliar esta situación crítica, el Gobierno británico ha aprobado un Plan de emergencia, dotado con 10 millones de libras, que comprende la formación gratuita a 4.000 personas para que puedan obtener los permisos de conducción profesionales a través de cursos acelerados, con el objetivo de que puedan examinarse en un máximo de 12 semanas, así como la concesión de visados de entrada temporales a transportistas extranjeros que desean trabajar en el Reino Unido, aunque esta última medida apenas ha tenido impacto real ya que la demanda de visados por parte de conductores europeos para trabajar allí apenas no alcanzó ni las 300 solicitudes.

Esta formación “exprés” de nuevos conductores profesionales motivó una pregunta parlamentaria por parte de la Eurodiputada vasca, Izaskun Bilbao, dirigida a la Comisión Europea en la que se interesaba sobre el posible reconocimiento que podrían tener en la Unión Europea los certificados de acceso a la profesión obtenidos en tan corto plazo de tiempo.

PUBLICIDAD Content_1

En respuesta, la Comisión europea ha confirmado que en el caso de que los nuevos conductores profesionales británicos no justifiquen haber hecho una formación por el período establecido en la legislación comunitaria, esto es, 280 horas de formación ordinaria o 140 horas de formación aceleradano podrán trabajar para un operador de la UE a menos que obtengan un certificado de aptitud profesional en un Estado miembro”.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1