Las maquetas vuelven a copar el protagonismo en Toral de los Vados