fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Guldager: obras de arte danesas, pasión por la estética

En Escandinavia, el nombre Henrik Guldager equivale a excelencia estética. el apellido de este transportista danés de 55 años está asociado al Nordic Trophy de Suecia –lo ha ganado siete veces– y a una flota única en su especie.

Nuestro protagonista lleva desde que era apenas un niño dando forma a la imagen de marca de la empresa familiar. El gusto por los camiones es heredado –su padre, Jens Guldager, fundó la compañía en Halvrimmen, al norte de Dinamarca, hace ahora cincuenta años–, pero su pasión por la decoración de las cabinas es una obsesión personal.

PUBLICIDAD Content_1

“Siempre he sentido atracción por los camiones customizados”, explica Henrik en una conversación por e-mail.

Mi primer decorado lo tuvo que llevar a un concurso un amigo mío porque yo aún no me había sacado la licencia. Tenía 17 años. Un año después empezaba a trabajar con su padre. Y desde entonces no ha perdido ni un ápice de su pasión por la estética. Cada tres años decora un vehículo nuevo.

Actualmente, la mayoría de los once camiones que conforman la flota de Guldager está customizada tanto por dentro como por fuera. Un hábito que ya es tradición en Escandinavia.

PUBLICIDAD Content_2

“¿Cómo será lo nuevo de Guldager?”, se preguntan los asistentes al Nordic Trophy de Mjölby, en Suecia, el certamen de camiones decorados más importante del continente y cuyo máximo galardón Henrik Guldager ha levantado hasta en siete ocasiones, (el primero, en 1985).

Algo insólito, que responde, según nuestro entrevistado, a una ecuación sencilla: “Una gran pasión y un gran equipo. Como ocurre en el deporte, no puedes ganar si no tienes detrás al mejor equipo. Puede que yo tenga las ideas y la habilidad para hacer que las cosas ocurran, pero el resultado final depende del grupo”.

Iconos de la marca
El negocio empezó su andadura hace cinco décadas como transporte de animales, piensos y grava. De ahí empezó a diversificarse –cuando Henrik se incorporó, le tocó como primer viaje un flete de Dinamarca a España cargado con pescado fresco– y hoy se centra en exclusiva en el transporte internacional de contenedores para exportación.

PUBLICIDAD Content_3

Una tarea exigente que no impide, sin embargo, que los camiones de Guldager sigan decorándose como si fueran objetos de exhibición. Y no solo por fuera. “Se trata también de hacer que el camión sea cómodo”, explica Henrik. “Ya que los chóferes pasan tantas horas dentro, qué menos que el interior sea también cómodo”.

Si los interiores se cuidan al detalle, por fuera la obsesión estética es casi insuperable. El proceso se puede alargar de 6 a 12 meses, dependiendo del nivel de customización, y en él participan varias personas. “Sobre la elección de las temáticas, se trata de un trabajo en equipo”, asegura Henrik. “No es fácil saber de quién ha sido la idea porque trabajamos con el decorador y los tapiceros”.

La última decisión corresponde a Henrik, pero en el proceso también toman la palabra tanto Ray Hill, el artista decorador (hasta 2004 la tarea correspondía a Simo Riikonen), como la empresa Fl-Buur, quien se encarga de los interiores.

PUBLICIDAD Content_4

El equipo se encuentra actualmente haciendo los últimos retoques a la nueva joya de Guldager: será un homenaje al pintor holandés Piet Mondrian y el tatuaje cubrirá toda la piel del nuevo FH que lanzó Volvo el pasado mes de marzo.

 

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Por la flota de Guldager han pasado a lo largo de sus cincuenta años de historia aproximadamente veinte camiones decorados. Iconos de la marca que cumplen su papel a la perfección y cuya inversión, según Henrik, vale siempre la pena. “No hay un solo hobby que no cueste dinero”.

PUBLICIDAD Mobile_Footer_1