PUBLICIDAD

Ford Ranger Raptor 2.0 EcoBlue 213 CV, una bestia descomunal

El Ford Ranger es sinónimo de éxito, sus porcentajes de ventas en Europa así lo avalan. Con el modelo que hoy traemos a estas páginas, la marca del óvalo ha dado un paso más allá. Más hacia el extremo, hacia lo radical, con una versión, la Ranger Raptor, que está dando mucho que hablar en el Viejo Continente.

Desarrollado por la división Ford Performance, esto es, lo más exclusivo de la firma, este impresionante pick-up no dejará a nadie indiferente. Al contrario. Tenemos aseguradas las miradas a nuestro paso. No en vano, su aspecto off-road, sus digamos generosas dimensiones y ese estilo extremo de cabo a rabo le otorgan una silueta más que impactante.

Ford Ranger Raptor

Hay pick-ups de puro trabajo y otros para emplearlos en nuestro tiempo de ocio. Este es el caso que nos ocupa, el Ranger Raptor viene a hacer las delicias de los usuarios que buscan hacer salidas al aire libre y usan este vehículo como acompañante ya sea para desplazarnos por carretera, pero sobre todo en terrenos donde el asfalto desaparece. El chasis ultrarresistente, la suspensión y los neumáticos configurados a medida favorecen y mucho nuestros movimientos fuera pistas.

De hecho, el chasis reforzado usa aceros de alta resistencia y baja aleación para soportar las duras travesías. Los amortiguadores Fox proporcionan la mayor amortiguación en los terrenos más extremos y se muestra más suave en recorridos por carretera. Asimismo, el frenado delantero se realiza con pinzas de dos pistones, mientras que el trasero también mejora con una pinza de 54 mm de diámetro y 332 mm con discos ventilados de 24 mm.

Ford Ranger Raptor

Para facilitar ese cabalgar en terrenos off-road, el Ranger Raptor monta neumáticos BF Goodrich 285/70 R17, especialmente desarrollados para este pick-up. Las gomas cuentan con un flanco resistente para hacer frente a las peores situaciones. Su agresivo dibujo de la banda de rodadura proporciona un agarre extremo en condiciones de mijado, barro, arena y nieve.

Con todas estas características exclusivas podemos decir que el Raptor ha sabido conjugar a la perfección la mejor tradición Ford Ranger con ese toque radical que los ingenieros han querido darle a esta versión. Todo ello para transmitir una experiencia más que notable.

Ford Ranger Raptor

Para comenzar por su color, el Azul Ford Performance que le llaman. Aunque también está disponible el Rojo Cobre o el Negro Shadow. Desde luego lo que atrae poderosamente es la parrilla del frontal inspirada en el F-150 Raptor, el primer pick-up de altas prestaciones fabricado en serie en el mundo. En este diseño exterior destaca esa parrilla sobreelevada entre los faros de xenón y por encima de un sistema de paragolpes delantero montado en el bastidor, que también incluye los faros antiniebla led con conductos funcionales que mejoran el flujo de aire alrededor del chasis.

En la parte trasera, el Raptor cuenta con una barra de remolque integrada con una capacidad de 2.500 kilos. Los dos ganchos de remolque delanteros son capaces de desplazar hasta 4.635 kilos, y otros en la parte de atrás tienen una capacidad de 3.863 kilos. Asimismo, la bandeja de carga con unas dimensiones de 1.560 mm por 1.743 mm ha sido diseñada pensando en transportar motocicletas o una moto acuática, si le damos un uso puramente de ocio o si la empleamos para el laboro, pues es ideal para transportar todo tipo de herramientas pesadas y voluminosas. El portón trasero cuenta con un asistente de elevación que hace que sea más fácil poder abrirlo o cerrarlo.

Si entramos en el habitáculo, los técnicos de Ford Performance han logrado transmitir toda esa radicalidad. Eso sí, los acabados son de calidad y los materiales empleados son resistentes, siempre teniendo en cuenta los terrenos por los que nos vamos a mover. De este modo, los asientos de cuero se han reforzado para asegurar un mejor agarre. La tapicería cuenta con costuras azules y detalles en cuero. Las levas del cambio de marchas montadas en el volante son de estilo deportivo y fácilmente accesibles.

En cuanto a la motorización, el Ranger Raptor está equipado con una versión biturbo del motor diésel EcoBlue de 2.0 litros de Ford, que proporciona 213 CV y 500 Nm de par. A ello se le ha acoplado una transmisión automática de 10 velocidades. Esta es la misma que monta el F-150 Raptor y ha sido creada con acero de alta resistencia, aleaciones de aluminio y compuestos para optimizar la durabilidad y el peso. Su capacidad de respuesta contribuye a una mejora en la eficiencia de los consumos, que se definen en torno a los 9 litros a los 100 km. La transmisión también incluye una función Live in Drive, donde a través de las levas en el volante podremos ir cambiando manualmente de marchas.

Ford Ranger Raptor

Preparado para todos los terrenos, este pick-up permite seleccionar entre seis modos distintos de conducción (normal, deportivo, hierba/grava/nieve, barro/arena, roca y modo baja, donde se le da un mayor rendimiento off-road, pero en altas velocidades).

Por lo que respecta a las tecnologías de ayuda al conductor y de seguridad, este vehículo ofrece una versión mejorada del control de estabilidad de Ford que incorpora la función de mitigación de balanceo. También la asistencia de arranque en pendientes, el control de descenso en pendientes o el control adaptativo de carga, entre otros.

A todo ello, sumamos las más sofisticadas tecnologías de comunicación, información y entretenimiento con el SYNC 3 de Ford.